No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Cuenta su lucha contra la obesidad en YouTube

En su casa hace zumba y entrena con unos guantes de box, aunque nunca ha ido a una clase formal.

Avatar del

Por Eliana Alvarado

1/2
Juana Araceli Fortanelli es el vivo ejemplo de que cuando se quiere se puede y asegura, no es más caro comer saludable.(Eliana Alvarado)

Juana Araceli Fortanelli es el vivo ejemplo de que cuando se quiere se puede y asegura, no es más caro comer saludable. | Eliana Alvarado

Araceli Fortanelli Miranda se tomó fotos al inicio de su reto personal.(Especial)

Araceli Fortanelli Miranda se tomó fotos al inicio de su reto personal. | Especial

HERMOSILLO, Sonora.- "Si la persona desea bajar, va a bajar si se lo propone y le echa el 100% y el extra", asegura Juana Araceli Fortanelli Miranda en uno de los videos caseros que subió a su cuenta de Youtube, con el título "Mi historia de lucha contra la obesidad".

Detrás del celular que graba todo está una de sus sobrinas, quien la sigue con la cámara del sillón a la mesa que tiene un lado. Ahí, Juana Araceli tiene tres burritos de machaca con tortilla de harina y un vaso de refresco, que hasta hace poco tiempo eran su comida habitual.

En la misma mesa tiene un caldo de pollo con verduras, una salsa natural y un té verde, una de las comidas de su nuevo régimen alimenticio. Para los momentos de ansiedad, explica, también tiene su plato de pepinos con chile en polvo.

 

¿ES CARO?

Y después de hablar sobre la diferencia entre las calorías que tenía su comida de antes y la de ahora, agrega: "Si usted me dice que es cara la comida, ¿saben que en dinero gasté lo mismo en hacer esta comida y la otra?"

Juana Araceli grabó y subió este video a finales de septiembre pasado. Habían transcurrido casi dos meses desde el día en que decidió hacer un cambio radical en su vida.

Antes de eso, había invertido al menos 20 de sus 43 años de vida en consultas con varios nutriólogos y, dieta tras dieta, no lograba bajar de peso; ahora afirma que lo único que no tenía entonces era la disciplina.

"Yo me enfermé mucho de depresión, y como todas las personas con depresión, tenemos muchos problemas. Todas mis fugas eran la comida. Yo comía en la cama y toda mi fuga, en problemas de todo tipo, eran comida, comida y comida", relata.

En los últimos años empezó a tener cada vez más problemas físicos: Para levantarse de la cama, para caminar, para bajar la hinchazón de sus pies y para calmar el dolor. Hasta que quiso ver qué tan lejos podía andar sin cansarse.

 

COMPROMISO

Era 2 de agosto de 2018 cuando fue hasta un campo de futbol cerca de su casa, en la colonia López Mateos al Sur de la ciudad, intentó caminar un poco, pero el dolor por el peso la hizo quedarse en el suelo. Lloró de la frustración y cambió su forma de pensar.

"Me comprometí yo misma. Dije ‘voy a sacar adelante mi vida para mí misma’. Y el día que yo saque adelante mi vida, voy a ayudar a mucha gente, porque México está lleno de personas con obesidad, sin importar sexo, ni edad, ni nada".

Ese mismo día, al volver a su casa, Fortanelli Miranda le pidió a su sobrina que le tomara varias fotos, donde se notara su peso de 117.5 kilos. Recordó, además, todas las recomendaciones que le habían dado sus nutriólogos y decidió, por primera vez, ponerlas en práctica.

Así fue como su desayuno de burritos de machaca se convirtió en claras de huevo con nopal más un plato con fruta, las hamburguesas cambiaron por pescado con mucha ensalada y los jugos y sodas fueron reemplazados por el té.

 

EL SECRETO

Aprovechar los alimentos que están de temporada es la clave para que, al final, la comida saludable le resulte de igual o menor costo que antes: "A veces gasto menos porque estoy con lo de temporada, no estoy con cosas especiales".

 

FÁCIL NO ES, PERO SE PUEDE

No es fácil, reconoce, pues ha tenido episodios de ansiedad y tristeza por privarse de los alimentos que antes disfrutaba.

"Me dicen ‘oye, ‘¿y no se te antoja esto?’ Claro que se me antoja, pero tengo que dominarme mentalmente y decir que yo como esto y me lleno y está rico y sabroso y mi paladar lo va a saborear", expresa.

Asegura que en su casa hace zumba y también entrena con unos guantes de box, aunque nunca ha ido a una clase. Pero principalmente trata de caminar tanto como puede, incluso desde su casa al Centro, en un trayecto que le toma más de dos horas.

Desde que empezó con su nueva forma de vida, Araceli ha logrado bajar más de 30 kilos y ahora pesa 86. Su meta es llegar a 67.

Con algunas mujeres que ha conocido en los últimos meses, formó un grupo de obesidad para motivarlas a hacer los mismos cambios que ella y bajar de peso de forma natural, pues reitera varias veces que, en su caso, no hay pastillas ni ningún otro producto milagroso.

En esta nota
  • Obesidad

Comentarios