Tendencias
Cintilla de tendencias

Baches en Cajeme

PRI en Sonora

Clima en Sonora

Garitas

Así es como Bryanna Cuadras innova la salsa de chiltepín

El gusto por la salsa de manzana con chiltepín llevó a Bryanna a que experimentara con otro tipo de frutas, como la piña y el mango, cuya combinación de sabores fue del agrado para su esposo, el principal “cliente”.

Avatar del

Por Jorge López

Platicó que su pequeño negocio inició desde abril, luego de que meses atrás, su esposo se quejara por lo poco que picaban las salsas de chiltepín que se encuentran en el mercado y decidió crear su propia salsa.

Platicó que su pequeño negocio inició desde abril, luego de que meses atrás, su esposo se quejara por lo poco que picaban las salsas de chiltepín que se encuentran en el mercado y decidió crear su propia salsa.

HERMOSILLO, Sonora.-El gusto de su esposo Rodolfo por el picante motivó a Bryanna Cuadras Ríos a crear una salsa a base de chiltepín y frutas, la cual ha sido del gusto de todos y tuvo tanto éxito que ahora la comercializa por redes sociales.

La joven emprendedora platicó que su pequeño negocio inició desde el pasado mes de abril, luego de que meses atrás, su esposo se quejara por lo poco que picaban las salsas de chiltepín que se encuentran en el mercado y decidió crear su propia salsa para consumo personal.

“Mi esposo es muy de comer mucho picante y las salsas que ya existen en el mercado, para él no enchilan nada. Decía: ‘No, estas salsas no enchilan, ni nada. Dice ‘extra hot’ y no enchila nada’. Optamos por hacer las salsas nosotros, para nuestro consumo.

“Empecé con la normal, la tradicional de tomate con chiltepín”, dijo, “hasta que un día en Facebook vi una receta que llevaba manzana y dije: ‘¿Cómo sabrá?’, entonces, la hicimos y pues nos gustó mucho”.

Te puede interesar: Mezclan ingredientes de la región para crear sabores de nieves muy originales

El gusto por la salsa de manzana con chiltepín llevó a Bryanna a que experimentara con otro tipo de frutas, como la piña y el mango, cuya combinación de sabores fue del agrado para su esposo, el principal “cliente”.

Hasta ese momento, Bryanna no imaginaba el potencial que tendría su sazón personal en las salsas que hacía para su esposo y su familia, hasta que en marzo pasado organizó una pequeña reunión de amigos en su casa y para acompañar la cena ofreció a sus invitados, hizo sus salsas de chiltepín.

“Los invitados que asistieron, sin saber de que yo la había hecho, cuando se empezaron a servir, empezaron a halagar la salsa, que estaba muy buena y se acabó la salsa. Ahí fue cuando se me ocurrió: ‘¿Y si hago para vender?’, porque siempre he vendido de todo, he sido emprendedora, pero nunca se me había ocurrido una salsa”, destacó.

INICIAR SU PROPIO NEGOCIO

Al paso de un mes, Bryanna decidió comprar todo lo necesario para crear sus salsas en una cantidad mayor de la que comúnmente hacía y poder venderlas, pero antes repartió su producto gratuitamente entre sus demás familiares y conocidos para ver si gustaba a las demás personas.

La estrategia de la abogada de profesión fue no decir a sus familiares que tenía en mente comercializar su producto, ya que quería una opinión sincera, pero los buenos comentarios que recibió y la insistencia de que les pasara la receta, dieron la luz verde para iniciar con el negocio.

En esta nota

Comentarios