No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas VÍA LIBRE

Sonora: Dudas del paquete económico

Surgen varias señales preocupantes que vale la pena no perder de vista: Plantea un panorama macroeconómico desolador; se prevé una caída de la actividad económica nacional en un porcentaje cercano al 9% y no se propone un escenario especifico de crecimiento para Sonora,

Por Alvaro Bracamonte Sierra

Como lo marca la ley y el calendario, este 14 de noviembre la Secretaría de Hacienda local entregó al Legislativo el proyecto de ingresos y egresos para el próximo año. De una rápida ojeada al extenso documento surgen varias señales preocupantes que vale la pena no perder de vista: Plantea un panorama macroeconómico desolador; se prevé una caída de la actividad económica nacional en un porcentaje cercano al 9% y no se propone un escenario especifico de crecimiento para Sonora, limitándose a señalar las dificultades que registra la producción y con ello la generación de empleos.

En cuanto a los ingresos, establece que serán en total 66,682 millones de pesos, 5% menor al monto de 2020; la reducción proviene fundamentalmente de una baja en los ingresos propios dado que las Participaciones y Aportaciones federales no registran una baja significativa. En definitiva, los menores ingresos propios revelan la incapacidad de las autoridades hacendarias para recaudar más. Esto es importante porque, además de pegarle a los ingresos totales de la entidad, afecta el monto de participaciones a recibir, mismas que se definen mediante una fórmula que incluye la eficiencia recaudatoria. Al respecto, vale preguntarse qué está haciendo el Gobierno estatal para mejorar esa situación; todo indica que es un área de oportunidad que lamentablemente se ha dejado pasar.

En cuanto a los egresos, se perfila que ascenderán a 67,515 mdp, monto 4.1% menor respecto al presupuesto aprobado para 2020 (70,379 mdp). A simple vista, la relación ingreso gasto es negativa dado que se prevé un déficit de 832 millones de pesos. Este déficit llama la atención debido a que en los últimos dos años ese tipo de pasivo no estaba previsto. De aprobarse, representará una camisa de fuerza para las futuras autoridades habida cuenta de que las obligará a incurrir en deuda y así poder cumplir con el programa económico 2021. Lo curioso es que sería un endeudamiento que la siguiente administración estatal no reconocería, especialmente si el triunfo electoral lo obtiene Morena, pues en el programa de Gobierno de este partido no está contemplada una estrategia de financiamiento basada en deuda.

En general, casi todos los capítulos en los que se distribuye el presupuesto registran variaciones negativas. Sólo dos de ellos, el 7000 y el 1000 (pago de nómina) tuvieron incrementos, particularmente el 7000. En este caso el monto propuesto asciende a 1,679 millones de pesos, que representa un incremento de 13% en comparación con la propuesta aprobada para el 2020. Llama la atención el aumento en esta partida porque en años anteriores el recurso asignado no se ejercía; para el 2020, por ejemplo, se aprobaron 1,450 millones de pesos y sin embargo en el ajustado, que puede verse en el Informe Trimestral que entrega Hacienda al Congreso, esa cantidad ya no existía: Fue reasignada a otras partidas como es el pago de Adefas (adeudos de ejercicios fiscales anteriores). Aunque con cantidades menores, este patrón también se observó en el 2019, de ahí que proceda cuestionar por qué se aprueban recursos que luego no se aplican, sino que se transfieren discrecionalmente.

También llama la atención la reducción que se advierte en la Sedesson (alrededor de 25% menos); este recorte es un contrasentido a propósito de que esa disminución seguramente afectará a la población más vulnerable que es justamente la población objetivo de los programas bajo la responsabilidad de esa dependencia. En el mismo sentido, es preocupante que, en medio de la pandemia que continuará el próximo año, la Secretaría de Salud recibirá un incremento de sólo 4%, nada comparado con las necesidades que tienen los hospitales para atender con prontitud y calidad a los enfermos por Covid y otras patologías igualmente complejas.

Como vemos, son muchas las interrogantes que los responsables de tejer la propuesta económica para el 2021 deberán explicar, dado que en los documentos entregados al Congreso no se encuentran por ningún lado las necesarias notas aclaratorias.

Alvaro Bracamonte Sierra. Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.

Comentarios