Tendencias
Cintilla de tendencias

Garita Nogales

Marisol Cuadras

COVID-19

Desapariciones

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Placer y dolor, buena combinación

Las redes sociales se convierten en adicción por una razón poderosa, nos encanta que se nos reconozca y eso conlleva estar buscando los famosos “likes”.

Por Octavio Ballesteros

El problema no es tener placer, el problema es no estar consciente de que para tenerlo hay que trabajar y sufrir antes para lograrlo. Es una realidad que cualquier persona, de edad madura o joven, tendrá éxito en la medida que esté consciente de este conocimiento.

VEAMOS…

Acorde con el doctor Andrew Huberman, neurocientífico, un problema actual es que las personas no tienen control sobre sus relaciones con el placer, debido a la proximidad y viabilidad del mismo. Tenemos dos ejemplos: Más del 30% de las personas en Estados Unidos están obesas, producto del consumo de comida chatarra, y en Japón los jóvenes no se están casando, y una de las causas es el hecho de ser una sociedad con alto consumo de pornografía.

Se nota también en el consumo de fármacos para el dolor, ya muchas personas están abusando del uso de las mismas, so pretexto de inhibir el dolor, y provocando adicciones a los mismos.

Se nota también con el abuso de redes sociales. Generalmente uno tiene que caminar para cambiar de cuarto o pasar de la casa al jardín, en cambio ahora con Tik Tok te puedes cambiar a 100 lugares diferentes moviendo el cursor del celular en media hora.

QUÉ PODEMOS HACER

De aquí la importancia de auto regularnos con uso de los medios digitales. Las redes sociales se convierten en adicción por una razón poderosa, nos encanta que se nos reconozca y eso conlleva estar buscando los famosos “likes”.

Hay que procurar detener dicho comportamiento. Veamos una estrategia que podemos ejercer: Hay días que amanecemos queriendo comernos el mundo, pero también hay días que andamos desganados y con poca motivación. Y hasta podemos pensar que andamos en linderos de depresión. En realidad, según Andrew, lo que traemos es un exceso de afán de placer provocado por pasarla bien sin sufrir. Y aquí es cuando tenemos actuar: Niégate cosas, y aplaza gratificación. Ejemplo muy concreto, desconéctate de lo digital por un buen rato, pon el celular en un cajón, y otra cosa más trivial, ¿tienes sed?… aguanta cinco o 10 minutos para tomar agua… y verás como tu buen animo se empieza a recuperar.

Y POR ÚLTIMO…

El sueño, dormir bien, es otra manera de alimentar organismo. Nuestra mente es una super computadora que aprovecha el sueño para procesar bien la reciente información que hemos adquirido. Por ejemplo algo que te impactó que viste en las redes, durante el sueño, como en ese momento no hay adrenalina, la mente procesa esa información como intrascendente. Pero resulta que a primera hora de la mañana lo primero que haces, incluso antes de levantarte, es ver el celular: La mente entonces se activa de inmediato y no permites que la información procesada durante el sueño “baje” a la mente consciente y la puedas aprovechar.

Conclusión, estimado lector, el proceso arduo que llevamos a cabo para conseguir una meta es lo que nos da la auténtica felicidad, y no solamente el evitar el dolor. Placer y dolor, buena combinación.

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del Despacho Asesores Ballesteros. Focalizado planes de ahorro y protección, y deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx

Twitter: @octavioballes

Página: www.asesoresballesteros.com

FB: Asesores Ballesteros

Comentarios