No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Losartán

Las instituciones de seguridad social en México aprovechan mucho estas ventajas de losartán genérico pues les permiten ponerlo a la disposición de grandes grupos de población a muy bajo costo.

Por Jesús Canale

En Sonora hay casi 600 mil personas con presión arterial elevada o simplemente “presión alta”. El último registro de la prevalencia de presión alta en el Estado indica que entre el 25 y 30% de los sonorenses de 20 y más años de edad sufren ese trastorno; la mitad de ellos no están enterados de que lo padecen pues la presión alta, en la gran mayoría de los casos, no produce molestias sino que, lentamente, va lastimando las arterias hasta que el trastorno se expresa por sus consecuencias finales, un evento grave por el daño ocasionado a algún órgano: Ataque cardiaco, “embolia” o “derrame” cerebral, perjuicio avanzado en la función de los riñones, ensanchamiento y ruptura de la arteria más grande del cuerpo -la aorta-, obstrucción de la circulación de las arterias de los pies o piernas, daños en la retina, demencia, etcétera. Es por eso que a la presión alta se le dice “el enemigo silencioso”, y más dramática es aún la expresión de los norteamericanos: “Silentkiller”, es decir, “asesino silencioso”. Con el avance de la cultura médica entre la población general y el efecto benéfico que han tenido las campañas sanitarias en las últimas décadas, afortunadamente cada vez más personas se enteran de que padecen presión alta toda vez que tomar la presión arterial no sólo es ahora casi obligado en cualquier consulta médica, especialmente del adulto, sino que hay múltiples brigadas de rastreo para que los ciudadanos conozcan qué presión arterial tienen. Esta introducción al tema explica por qué en esta ocasión comentamos un asunto que va ocasionando más y más inquietud entre la población con presión alta, y como decíamos renglones arriba, no es poca cosa al considerar que más de medio millón de sonorenses tienen presión alta por lo que, sin la menor duda, muchos de ellos estarán recibiendo tratamiento con alguna medicación que contenga losartán y es que una noticia oficial en los Estados Unidos ha informado que algunos lotes de losartán producidos en la India han sido retirados de su consumo público por contener cantidades por arriba de lo permitido de un compuesto conocido como nitrosamina, de manera que los fabricantes de este y otros medicamentos de la misma familia se han puesto a verificar la concentración de impureza por nitrosamina en sus preparados. Las nitrosaminas son un grupo de compuestos casi todos con potencial para provocar cáncer por su consumo a largo plazo, y no sólo existen en estos medicamentos sino también en cosméticos, productos a base de hule, carnes, algunos quesos, humo de tabaco e incluso el vapor del cigarro electrónico, etcétera. La relevancia de losartán en este tema es que es un medicamento muy utilizado para el control de la presión alta y, de hecho, el primero en haberse puesto a disposición pública de la familia de los “sartanes”, productos de gran prestigio por ser en general de potencia leve o moderada, muy bien tolerados y seguros, con frecuencia efectivos con una sola toma diaria y, en especial losartán, muy económico lo que lo hace muy solicitado en México (Sonora incluido, por supuesto) y en todo el mundo por los sistemas de salud pública y también por las cadenas de farmacia que incluyen en sus ofertas medicamentos genéricos. Las instituciones de seguridad social en México aprovechan mucho estas ventajas de losartán genérico pues les permiten ponerlo a la disposición de grandes grupos de población a muy bajo costo. Hasta hoy viernes 11 de octubre de 2019 no he encontrado un pronunciamiento definitivo por parte de la Comisión Federal Para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en especial para retiro de la circulación de algún lote de losartán, al menos en Twitter de este mes ni en varias páginas de Google. Simplemente hay que estar atentos.

Médico cardiólogo por la UNAM.

Maestría en Bioética.

jesus.canale@gmail.com

Comentarios