No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Los problemas que enfrentará el siguiente Gobernador

El siguiente Gobernador debe entrar identificando el más grave de los retrocesos: La caída en bienestar.

Por Mario Campa

Pronto empieza la carrera por la gubernatura en Sonora. Los candidatos tendrán que ofrecer soluciones concretas a las problemáticas que legará una administración Pavlovich inercial y falta de ideas y visión de largo aliento.

 

El siguiente Gobernador debe entrar identificando el más grave de los retrocesos: La caída en bienestar. El Informe de Pobreza y Evaluación 2020 que presentó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) desnuda que de 2008 al 2018 la pobreza en Sonora se incrementó 1.1 puntos porcentuales al pasar de 27.1% a 28.2%, frente a una reducción de la pobreza a nivel nacional de 2.4 puntos porcentuales (de 44.4% a 41.9%). Dos sexenios bastaron también para que el porcentaje de población con ingreso inferior a la línea de pobreza se incrementara en 5.5 puntos porcentuales; los sonorenses que tuvieron un ingreso insuficiente para comprar la canasta alimentaria y no alimentaria aumentaron de 829,600 en 2008 a 1’130,200 en 2018.

 

El próximo Gobernador también debe revertir el deterioro en competitividad relativa en la frontera. Las cifras de inversión extranjera directa (IED) son desoladoras. Entre el 2016 y la primera mitad del 2020 -prácticamente todo el sexenio de Claudia Pavlovich-Sonora captó solo 1746 millones de dólares en IED (o 593 dólares por persona), siendo último lugar en la franja fronteriza. Nuevo León 14.75 mmdd ($2550 per cápita), Coahuila: 9.42 mmdd ($2995 p/c); Chihuahua: 6.87 mmdd ($1837 p/c); Baja California: 6.53 mmdd ($1733 p/c), y Tamaulipas: 6.23 mmdd ($1767 p/c) estuvieron muy por encima. Sonora se convirtió en el patito feo de la frontera Norte.

 

No sólo la inversión se rezagó comparativamente, también el crecimiento. Del cuarto trimestre del 2015 al tercer trimestre del 2020, el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (Itaee) -el mejor aproximador del PIB para las entidades federativas elaborado por Inegi -muestra que la economía sonorense se contrajo 1.9% en ese periodo. La pandemia no es excusa que sirva. En ese mismo lapso, Baja California creció 10.3%, Chihuahua 6.4% y Nuevo León 1.8%. Todo parece indicar que el siguiente Gobernador heredará un sexenio perdido.

 

            Pero los problemas trascienden la pobreza, la inversión y el crecimiento. El informe publicado el viernes 19 de febrero por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) puso a Sonora como líder nacional en deuda municipal, que asciende ya al 0.7% del PIB estatal. No solamente han crecido las obligaciones locales; la deuda pública estatal también ha saltado a los primeros lugares nacionales, sin una mejoría visible en la obra pública.

 

Las decepcionantes cuentas no terminan ahí. Podemos sumar el bloqueo de carreteras y las tensiones con los pueblos originarios; el desbalance financiero y el desabasto de medicamentos del Isssteson; la inseguridad estatal desasociada de la tendencia nacional favorable, o la falta de inversión estratégica en transporte carretero y urbano, donde Sonora recibe constantemente algunas de las peores calificaciones de los usuarios en las encuestas del Inegi.

 

El siguiente Gobernador enfrentará múltiples retos. Pero el más desafiante será renovar la vida pública estatal y procurar que los jóvenes que accedan a la política lo hagan pensando en el beneficio común, y no en su patrimonio personal. Ahí empieza cualquier auténtico cambio.

Comentarios