No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Lo difícil hacerlo fácil

Hay situaciones que pueden ser difíciles de lograr, de alcanzar, sin embargo podemos considerar que hay rutas para hasta cierto punto hacerlas más amables, más atractivas, y por lo tanto realizarlas.

Por Octavio Ballesteros

"El problema de los seres humanos no es que se vayan a morir, el problema es que no saben cómo vivir",  Víctor Hugo.

Hay situaciones que pueden ser difíciles de lograr, de alcanzar, sin embargo podemos considerar que hay rutas para hasta cierto punto hacerlas más amables, más atractivas, y por lo tanto realizarlas.

Ejemplo muy sencillo: Los problemas verlos como retos, ya es diferente enfrentarlos. O recordar que el individuo antes las dificultades saca lo mejor de sí mismo, pero también puede sacar lo peor de uno. Y si eres bien intencionado procurarás lo primero. También está comprobado que cuando ante una situación adversa se persiste en enfrentarla en lugar de huir o darte por vencido, tu cerebro empieza a trabajar más porque como su principal trabajo es ayudarte a sobrevivir fuerza más tu inteligencia y tu creatividad para que puedas salir adelante.

Cuidado con las palabras que usas

Las palabras están asociadas con cajones emocionales que se abren en la persona. Por ejemplo en la noche no se vale que menciones o te acuestes con pensamientos negativos, por una razón: Porque durante el sueño se reorganiza la memoria en la mente, y lógicamente no te debe interesar que sea con aspectos negativos. Y en la mañana que tus palabras y pensamientos sean positivos serán una guía para tu jornada, caso contrario también.

Se sabe que ejercicio y la actividad física es vital para el mantenimiento de la salud. Pero mucha gente lo relaciona con cosa desafiante y agotadora. Porque en lugar de decirte tengo que correr por la mañana mejor pensar que es la hora de desarrollar mi resistencia y ser más rápido.

Otro ejemplo se relaciona con las finanzas. El ahorro está asociado con el sacrificio, que por naturaleza a muchos les desagrada. Pero puedes manejar el ahorro desde el punto de vista de la libertad más que de la limitación: El ahorro hoy me permitirá gastar más en un futuro, hace que aumente mi poder de compra. También hay personas que dicen que ocupan todo lo que ganan, a esa persona se le recomienda entonces que ahorre el 1% de lo que genera, cosa hasta cierto punto sencilla. Después incrementa al 2%, y así sucesivamente, y terminara con patrimonio ahorrado. Lo importante no es el monto sino empezar.

También hay situaciones donde se nos pueden presentar algo de nerviosismo, como lo es una exposición a brindar, una negociación, entrevista de trabajo, etc. Es natural que sientas que el corazón se acelera y te excites. Aquí lo que se tiene que hacer es manejar la situación de una manera positiva y decirnos “Estoy emocionado, por lo tanto voy a recibir una carga de adrenalina que me servirá para concentrarme”.

Las rutinas y calentamientos que realizan los atletas profesionales, además de servirles para preparar su cuerpo para la competencia forma parte también de su preparación mental. Es por ello que también nosotros necesitamos en nuestras jornadas cotidianas prepararnos mentalmente por medio de lo que nos decimos, las palabras que usamos.

Conclusión

Dice Mario Alonso Puig, médico español, que hay que tener mucho cuidado con los que te dices. Y también con lo que te dicen. Si a alguien le dicen que no servirá para nada, y se lo guarda en lugar de rechazarlo, cuando se le presente una oportunidad la mente lo bloqueará por haber cultivado esa creencia, y la dejará pasar. Y por otra parte, las palabras que utilices servirán para lo difícil hacerlo fácil. ¿Cómo la ves, estimado lector?  ¡Feliz domingo!

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del despacho Asesores Ballesteros. Consultores en planes de ahorro y protección. Focalizados en planes deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx      FB asesoresballesteros.

Comentarios