No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La preocupante risa de AMLO

Este viernes, el Presidente López Obrador se vio muy mal al reírse de un reporte de 45 masacres en este año en el País, publicado en Reforma. ¿De que se burló?, ¿de las víctimas y sus familias?

Por Martín Holguín

A José López Portillo le es atribuida aquella frase legendaria: “No les pago para que me peguen”. Resume lo que ha sido la tóxica relación de la prensa con el poder político en México.

Los gobernantes han pensado que por el hecho de tener esa posición deben ser “respetados” (venerados) por todos, empezando por los medios de comunicación. Los medios, a su vez, han recibido de diferentes maneras esta amenaza. Unos endureciendo su postura, en defensa de la independencia y libertad, otros entregándose a los deseos y caprichos del gobernante.

Finalmente, los encumbrados saben que tienen el garrote en sus manos y lo pueden usar como les pegue la gana. Aunque no siempre es efectivo, porque quienes entiendan su profesión y la respeten van a aguantar. Los ataques, los “castigos”, las diatribas del gobernante son cosas para las que un periodista debe prepararse desde su etapa universitaria.

Si hablamos de presidentes, casi todos son iguales. Empiezan su vida profesional convencidos de que quieren ayudar al pueblo, eso los va proyectando en su carrera, avanzan, ganan elecciones. El momento en que llegan al puesto máximo parecen olvidar esos preceptos. Se asumen perfectos, se convierten en megalómanos (ideas de grandeza y no dudan en mentir o manipular para lograr sus fines), quieren que todo mundo esté a sus pies y desde su púlpito intentan el control, para de esa manera consolidar su dominio sobre un pueblo que los acaba de elegir.

Cada mañana, Andrés Manuel López Obrador se va sobre un medio específico, con la intención de pegarle en su credibilidad, de callarlo a la mala. ¿El motivo?, no le convienen a sus intereses patriarcales las historias publicadas. Y mañana será otro medio o periodista y así seguirá.

No quiere que se hable de la realidad. Típica historia de alguien que ve un grano en su cara y, en lugar de buscar una solución, quiebra el espejo. Pero de tanto estar machacando se logra el efecto contrario. El atacado se fortalece y el “bully” empieza a cometer errores. Este viernes, AMLO se vio muy mal al reírse de un reporte de 45 masacres en este año en el País, publicado en Reforma.

¿De que se burló?, ¿de las víctimas y sus familias?, ¿de ese sector social que sigue creyendo ciegamente en él?, ¿o fue una risa de nervios al enfrentarse con la realidad y notar la incapacidad que ha tenido para tomar buenas decisiones en materia de seguridad?

Esa risa es preocupante. El monarca está en problemas. Parece tener una disonancia cognitiva bastante grave. El País está de luto, rondamos los 75 mil muertos por Covid, los homicidios siguen a la alza (aunque Durazo quiera maquillar las cifras), la economía familiar va en picada y él se carcajea en público. Si no fuera el Presidente, podríamos estar hablando de la actitud típica de un sociópata.

Campañas negras

Apenas apareció una encuesta con Claudia Pavlovich como número uno entre los 32 gobernadores y reiniciaron las campañas negras en su contra. El domingo publicó un video aclarando algo de eso y, de manera frontal, aseguró que responderá cada calumnia con trabajo y resultados.

Eso es lo que debe hacer un político moderno, dar la cara de inmediato porque esto de las “fake news” resulta muy rentable si no se les enfrenta. La noticia pésima es que se asoma otro proceso electoral sucio, lleno de lodo. Ojalá entiendan la necesidad de dejar en paz a un pueblo que no debe equivocarse en las urnas. Ya estamos viendo los resultados de esos errores.

Contra las drogas

También frontal y sin titubeos estuvo la alcaldesa de Hermosillo en su Segundo Informe. Celida López se convirtió en tendencia nacional con su postura de “fusilar” a los narcotraficantes.

“No necesitamos más elementos de la Guardia Nacional, necesitamos sacar de nuestra ciudad a todos esos hombres que se levantan con un arma en las manos y que son capaces de asesinar a un menor de edad, no es posible que los alcaldes, los gobernadores y el Presidente se mantengan callados ante esta situación, no solamente se trata de congelar las cuentas sino de enfrentar al narcotráfico con valor para decirles que aquí en Hermosillo no podrán pasar sobre la autoridad municipal”.

El mensaje es claro, directo, valiente. Intenta poner la gravedad del asunto sobre la mesa… Y el Presidente salió con que era algo electorero. Los otros datos. OMG.

Comentarios