Columnas El Diván

Hay problemas que no pueden esperar

La foto era impactante: Unas niñas de cuatro y seis años de edad estaban en lo que parecía un hermoso parque, decoraban o cubrían algo a ras de suelo.

Por Olga González

La foto era impactante: Unas niñas de cuatro y seis años de edad estaban en lo que parecía un hermoso parque, decoraban o cubrían algo a ras de suelo. Cuando vi a detalle la imagen, lo que las niñas estaban cubriendo con flores, globos y dibujos era una lápida. Era el Día de las Madres y ellas acompañaban a su mami, quien tenía apenas un mes de haber fallecido. 
“Es por eso que estoy aquí”, dijo el padre de las niñas. “Mi esposa murió de bulimia nerviosa, y esa foto la tomé para decirle a otros esposos, padres y familiares que los trastornos alimentarios no son un capricho, que no son un tema trivial ni tampoco desaparecen cuando la persona ‘madura’. Mi esposa era bastante madura, una profesionista exitosa, amorosa y entregada a la familia que estábamos construyendo. Su obsesión por el peso comenzó desde el postparto del segundo embarazo. Yo no lo sabía, así que me sumé a las decenas de felicitaciones porque ella recuperó su figura a las pocas semanas de que dio a luz. Yo nunca la vi vomitar, no vi nada raro (ahora sé que las señales estaban por todas partes). Veía que muchas mujeres a mi alrededor hacían lo mismo que ella: se ‘desintoxicaban’ durante días con jugos y cosas por el estilo; otras veces, me daba cuenta de que comía demasiado, y yo creí que comía así porque hacía mucho ejercicio. Un día me confesó que tenía bulimia nerviosa, aunque me dijo que no me preocupara, que lo iba a superar por su cuenta. Desde luego, le creí, le creí porque no me informé de las estadísticas, le creí porque el tratamiento era caro, le creí porque no la vi tan delgada, le creí porque no pensé que un trastorno alimentario fuera tan grave. Parecía que todo había mejorado, pero hace un mes ella murió de un paro cardiaco debido a la bulimia      nerviosa”.
En el mundo, cada 60 minutos una persona muere a causa de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, (TCA). Aún cuando las personas no se vean tan delgadas como las imágenes que muestran los medios de comunicación, los casos pueden ser graves. El 100% de los casos pueden prevenirse o tratarse exitosamente si se detectan a tiempo. El 2 de junio se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra los TCA. Por tu esposa, por tu hija (o), por ti, luchemos juntos: #wedoactnow.

Comentarios