No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Pros y contras

El gran dilema

Creo que los gobiernos están enredados en su propio discurso, todos, los tres niveles.
 

Por Sergio Valle

Creo que los gobiernos están enredados en su propio discurso, todos, los tres niveles.
Me refiero a las permanentes recomendaciones para mitigar los contagios por el nuevo coronavirus.

Con algunas variaciones, nos han dicho hasta el cansancio que debemos quedarnos en casa, que guardemos distancia, que tomemos hartas precauciones cuando salgamos a la calle, etc.

No está mal, yo mismo como comunicador me he sumado y lo sigo haciendo a todas esas recomendaciones porque creo en ellas y estoy consciente de que se emiten con un afán de cuidarnos.

Aunque también tengo claro que no hay gobiernos que pueda cuidarnos que nosotros mismos, no en este caso.

Pero se han enredado en el discurso, están ahora frente al gran dilema que representa seguir con esa estrategia y evitar que la economía de nuestro Estado y de México entero se siga desplomando.

Los números económicos son devastadores: Cierre de pequeños negocios, pérdida de empleos, aumentos en productos de la canasta básica, el riesgo de que inversiones extranjeras que ya estaban en nuestro País se retiren o se reduzcan.

Mire, nomás este dato para mí es preocupante:

Durante la pandemia el Banco de de Alimentos de Hermosillo ha duplicado sus ayudas, pasó de entregar 6 mil paquetes mensuales a igual numero de familias a 12 mil en estos tiempos de pandemia.

Es un hecho que a la mayoría les preocupa más perder su empleo o sus negocios que contagiarse.

Hay un altísimo grado de inconciencia en una parte de la población, capaz de creer que les van a llevar la cheve... en el chupacabras, pero no en esto.

Gente que se niega a salir de su zona de confort y desechan en automático todo aquello que no les acomoda, creen sólo en lo que les conviene.

Pero también es cierto que la pandemia está matando más empresas y empleos de los que imaginamos.

Y es entonces que empiezan los sectores económicos a presionar a los gobiernos para que, con todo y medidas, les permita reiniciar labores.

Hoy estamos ante el pico de contagios, pero también ante una crisis económica que aún no llega al pico y eso altera y enferma mucho.

No podemos juzgar tampoco a aquellos que buscan proteger su patrimonio, su empresa o su empleo.

En fin, que por complejo que resulte se tiene que encontrar la forma, es por el bien de cientos de miles de familias.

La prohibición en la venta de cerveza dio paso a una naciente mafia que controlaba su venta, suponemos que esto habrá acabado a partir de hoy.

No es broma ni es cosa menor lo que está sucediendo en México y en Sonora con la crisis económica y él aumentos de pobres que ya se empiezan a medir, tenemos que evitarlo con, sin la pesar de los gobiernos.

Comentarios