No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

El Trump sonorense

Mi opinión. La apuesta trumpiana de Ricardo Bours es radicalizar el discurso para diferenciarse del otro apellido priista de abolengo: Gándara.

Por Mario Campa

Hoy se celebran elecciones en los Estados Unidos. Al ir enlistando todo aquello que hace de Donald Trump un político indigno de estos tiempos, caí en la cuenta de que en Sonora tenemos un candidato a Gobernador que guarda peligrosas semejanzas. Permítanme explicar.

Chequera abierta. En las últimas semanas, las redes sociales han sido infectadas por un virus mediático. Es común escuchar quejas abiertas entre la gente común: "Aparece hasta en la sopa", "Uy no, otro Bours".

Twitter, YouTube, Facebook… Hay barra libre y es incierto si la cuenta está siendo contabilizada por el Instituto Estatal Electoral. No importa, perdón antes que permiso.

Como la de Trump en los Estados Unidos, la familia de Ricardo figura entre las más ricas de México con 2 mil 570 millones de dólares, según el ranking multimillonarios 2020 de Forbes.

Como las de los Trump, las declaraciones fiscales de los Bours serán siempre polémicas. Como los Trump, los Bours no escatiman.

Fachada ciudadana. Donald siempre ha estado presente en la política. Sus fotografías con los Clinton en los noventa o sus generosas contribuciones lo revelan como un empresario amigo del poder. Por momentos flirteando con demócratas, Trump encuadró su candidatura como un asalto antiestablishment flanqueado por los republicanos.

Como el multimillonario estadounidense, Ricardo Bours -militante del PRI por 41 años- cambió de pieles al cerrarse una puerta y abrirse una ventana de oportunidad.

Continuas contradicciones. Ricardo Bours ya desató una campaña negra desde el periódico familiar (Tribuna). Hacia afuera el eslogan "El Movimiento que une a Sonora".

Sus tuits recientes: "El que debería ir a terapia eres tú"… "tu ineptitud… tu mediocridad"… "no debe ser fácil dormir tranquilo". Esta última frase hizo eco con aquella incendiaria declaración de su hermano gobernador posterior a la tragedia ABC: "Duermo como un bebito".

Temperamento mercurial. Como Donald, desde Twitter Ricardo agrede e insulta. Entiende la política como un lodazal donde compiten intereses y todo vale. No le incomoda pasar por encima del enemigo. Los ex abruptos públicos anticipan ya un estilo de Gobierno antagónico.

Ausencia de arropamiento y política pública. Ricardo despliega lo que en Estados Unidos llaman un "one-man show" (solo). Todavía está fresca la entrevista con Juan Carlos Zúñiga donde María Dolores del Río reniega de la inminente candidatura.

Como a los republicanos, hoy a MC solo le queda cuadrarse ante el extraño que llega sin propuestas robustas para atender problemáticas específicas.

Rebase por la derecha. En la encuesta reciente OPMI-SRS, Bours ya figura en un lejano tercer lugar, por encima del PAN (ADM: 31.0%, EGC: 21.1%, RB: 9.2%, AA: 6.1%).

La publicidad ha ido goteando, pero Movimiento Ciudadano -desplazado a la derecha desde la alianza con Ricardo Anaya- resiente un alto canibalismo demoscópico con el PAN: Cualquier repunte naranja merma voto azul.

Como Trump contra Cruz o Rubio en la carrera republicana, cualquier desplazamiento al centro es poco creíble y podría cortocircuitar la esencia boursista.

Mi opinión. La apuesta trumpiana de Ricardo Bours es radicalizar el discurso para diferenciarse del otro apellido priista de abolengo: Gándara. Aunque la candidatura es percibida como fabricada, la guerra sucia se intensificará a costa principalmente de un menguado PAN.

Comentarios