Tendencias
Cintilla de tendencias

EL IMPARCIAL 85 Aniversario

Médicos en Sonora

Falta de agua

Garitas de Nogales


Mirón y Cía

Cerro de la Campana

Los compromisos hechos por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la comunidad Yaqui trascendieron ayer a nivel nacional...

Por Cerro de la Campana

Los compromisos hechos por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la comunidad Yaqui trascendieron ayer a nivel nacional porque va por la restitución de sus derechos a las tierras y el agua para una mejora de sus condiciones, pero también su anuncio tiene eco por las repercusiones de esas medidas.

Si el acuerdo presidencial se concreta, los ocho pueblos yaquis verán cumplidas sus demandas sobre el uso de su territorio y agua; adicionalmente, tiene, el ofrecimiento de disculpas del Gobierno federal por la persecución que sufrieron en el porfiriato; un tema que trabajará una Comisión de Justicia que él mismo encabezará.

Se trata de beneficios anhelados durante años por los yaquis, pero del otro lado ya hay quienes analizan el impacto que podría tener ese acuerdo en obras de Pemex, la CFE, Telmex y Ferromex, pero, sobre todo, la posibilidad, planteada por el mandatario a la etnia, de desviar el trazo del gasoducto Guaymas-El Oro. Esos proyectos han generado controversia en la tribu.

Después de su conferencia mañanera donde abordó el tema de seguridad en Sonora y otros asuntos nacionales como la investigación en el caso de Emilio Lozoya, las presuntas diferencias en su gabinete y lo que se mueve alrededor de las elecciones de 2021, el Presidente fue a Vícam.

En el corazón del territorio Yaqui, en el sitio sagrado de la Guardia Tradicional, en la ramada donde se toman las decisiones de los ocho pueblos, López Obrador les habló y escuchó sus demandas de las autoridades tradicionales para luego firmar el acuerdo que promete un plan de desarrollo y mejoramiento para la etnia.

En la gira de ayer también hubo protestas, la más grande fue la de otros integrantes de la comunidad Yaqui, de las autoridades duales, que se inconformaron al no ser invitados al encuentro con el Presidente y cerraron durante casi doce horas el tráfico en la Cuatro Carriles donde hubo filas de más de 15 kilómetros, que obligaron a la comitiva presidencial a tomar otra ruta por la carretera alimentadora que va a San Ignacio Río Muerto, es decir, por el bloqueo no pasó ni de ida ni de vuelta.

La carretera se reabrió alrededor de las 18:00 horas, pero los manifestantes advierten que es “por mientras”; los otros reclamos fueron de los padres de niños con cáncer en demanda de medicamentos, las mujeres “rastreadoras” que buscan a sus familiares desaparecidos y las viudas de los policías asesinados de Guaymas que buscaron ser atendidos.

La seguridad dominó la agenda matutina con la reunión en Ciudad Obregón encabezada por el presidente AMLO, la gobernadora Claudia Pavlovich, los titulares de Seguridad, Alfonso Durazo; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, José Rafael Ojeda.

De Sonora se informó que: El homicidio doloso está al alza, se ocupa el lugar 25 en incidencia delictiva entre las 32 entidades, el feminicidio ha disminuido, los grupos criminales de la región están identificados y que con un mayor despliegue de la Guardia Nacional y con los programas sociales se busca recuperar la paz.

La Gobernadora agradeció el respaldo del Presidente, quien a su vez le reconoció el trabajo en equipo y coordinación que han logrado ambos gobiernos para atender diversos problemas de la entidad.

Tras esta gira es de llamar la atención la energía del presidente López Obrador pues no le baja al ritmo en estos recorridos, por carretera y por aire, con reuniones, discursos y mañaneras sin importar que, como en Álamos, tenga que soportar las inclemencias del tiempo.

Comentarios