No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Cerro de la Campana

En Hermosillo, la alcaldesa Célida López Cárdenas dice que con el acuerdo pactado con las autoridades federales se fortalece la estrategia de seguridad con el nuevo comisario...

Por Cerro de la Campana

Después del mal ánimo con el que arrancó el trabajo legislativo en Sonora por la disputa de la presidencia del Congreso, los diputados perfilaron ayer más allá de la agenda de propuestas, la ruta de las batallas que les esperan.

Y es que al inicio de la sesión en el Pleno, la coordinadora de la bancada de Morena, Ernestina Castro Valenzuela, recordó que no reconocen a la presidencia del Congreso, a cargo del también morenista Luis Armando Colosio Muñoz, al explicar que su designación muestra el “amafamiento” y corrupción moral que hay.

Tras una acalorada sesión del domingo pasado, Colosio Muñoz obtuvo la presidencia que le tocaba a Morena con el voto de 20 diputados del PRI, PAN, MC, Panal, PES, PT, PVEM y el voto del mismo Colosio, quien fue la primera propuesta y fue presentada por la diputada petista María Magdalena Uribe Peña.

Eso evidencia los problemas al interior de los grupos parlamentarios, la recomposición de aliados en el Congreso y lo complejo que será el primer periodo ordinario de sesiones porque se ponen a discusión, además de las iniciativas como la del matrimonio igualitario, las revisiones de las cuentas públicas del Estado y municipios, y sobre todo el paquete económico estatal para 2020.

Las propuestas de las bancadas parecieran de manera general más de lo mismo, faltará ver qué tan a fondo van sobre los temas en beneficio de los sonorenses principalmente sobre seguridad, anticorrupción, transporte, atención a asuntos sociales y grupos vulnerables.   

También en la Cámara de Diputados hubo días de tempestad por la pelea de la presidencia de la mesa directiva ya que Porfirio Muñoz Ledo quiso extender su estancia por un periodo más, pero ayer regresó la calma cuando el diputado morenista renunció al cargo luego de los reclamos de la oposición.

Hubo quienes calificaron la renuncia de Muñoz Ledo como un acto de congruencia y dignidad, pero otros lo vieron como un acto de congruencia tardía porque señalan que había una clara violación a la Ley Orgánica del Congreso.

Aunque se había avanzado en la iniciativa que buscaba prolongar su tiempo en el cargo, Porfirio Muñoz Ledo expuso que se retiraba ante una posible crisis constitucional. Hoy lo que sigue es la reanudación de la sesión en San Lázaro.

La llegada de perfiles militares como jefes de las policías municipales de Hermosillo, Guaymas, Empalme y Cajeme ha generado una nueva forma de trabajo con los alcaldes y cada uno trae su propia experiencia.

En Hermosillo, la alcaldesa Célida López Cárdenas dice que con el acuerdo pactado con las autoridades federales se fortalece la estrategia de seguridad con el nuevo comisario, el general Gilberto Landeros Briseño.

Para la presidenta municipal de Guaymas, Sara Valle, el apoyo de marinos en la Policía Municipal será sólo de dos meses mientras capacitan a los agentes en la Semar y en la CDMX, y que el comisario, capitán Andrés Humberto Cano Ahuir, ya empezó con los movimientos que no han gustado a los agentes, pero lo ve como parte de la resistencia natural al cambio.

El alcalde cajemense Sergio Pablo Mariscal Alvarado asegura que hay coordinación con el nuevo jefe de Seguridad, el coronel Víctor Manuel Solís Casanova, y recuerda que el como presidente municipal sigue al mando como autoridad civil. 

Comentarios