No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas En la pelota

Aaron bateó uno de sus jonrones dentro del campo

“Una persona ha triunfado si se levanta por la mañana, se acuesta por la noche, y en el ínter hace lo que le gusta”. -Bob Dylan.

Por Juan Vené

Coral Gables, Florida. 
(VIP-WIRE).

Esta columna cumplirá, en octubre, 60 años de prestar servicio diario, de lunes a 
domingos.

“Una persona ha triunfado si se levanta por la mañana, se acuesta por la noche, y en el ínter hace lo que le gusta”. -Bob Dylan.
-O-O-O-

Leobardo Suárez P., de Los Mochis, pregunta: “¿Es cierto que nuestro primer bigleaguer, Baldomero Almada, a quien llamábamos Melo, fue conocido en Boston por otro apodo, y cuál era?”

Amigo Leo: Cierto. Desde el primer día suyo en Grandes Ligas, el 8 de septiembre de 1933, cuando estaba en sus 20 años de edad, fue llamado “Meximan”. Ya sabes por qué.

Reynaldo Yanes Q., de Caracas, pregunta: “¿Es verdad que Hank Aaron bateó más jonrones dentro del campo que sobre las bardas, y que él es el campeón de esa especialidad?”

Amigo Rey: Eso no es así. Aaron jugó en plena era de los batazos fuera de los parques, 1954-1976, de sus 755 cuadrangulares sólo uno no pasó las cercas, porque fue gracias a sus piernas, dentro del campo. Y Aaron fue, después de Babe Ruth y hasta Barry Bonds, el campeón en jonrones de todos los tiempos. Ahora, el líder de todos los tiempos de jonrones dentro de campo, es Jesse Burkett, con 55, y desde 1905. Está en el Hall de la Fama.

Guillermo Piglierni, de Bogotá, pregunta: “¿Quiénes fueron los primeros elevados al Hall de la Fama de Cooperstown?”

Amigo Memo: Los primeros elegidos fueron anunciados el 2 de Febrero de 1936, pero tuvieron que esperar hasta 1939 para ser elevados, porque la casa la estaban construyendo. Eran: Babe Ruth, Honus Wagner, Christy Mathewson, Ty Cobb y Walter Johnson. Fueron 26 los elevados en 1939, elegidos en esos cuatro años.  

Miguel A, Figueroa, de Buenos Aires, propone: “Si las cadenas de televisión quieren que los juegos sean más rápidos, ¿por qué no los recortan a siete inning. En qué puede afectar a los equipo, jugadores o al beisbol?”

Amigo Migo: Para mí eres peor de Rob Manfred. ¿Cómo vas a mutilar los juegos, que hace 170 años se llevan al mínimo de nueve innings? Eso es sagrado.
Carlos Ulrich, de San Felipe, pregunta: “¿Crees que José Altuve robó la seña cuando le conectó el jonrón a Aroldis Chapman en los playoffs?

Amigo Chalo: Ninguno de los acusadores culopicosos ha presentado pruebas. ¿Por qué será?

Liliano Morales M., de México D.F., pregunta: “¿Por qué usted siempre descarta la posibilidad de que haya un equipo de Grandes en Monterrey o en Ciudad de México?”

Amigo Chano: Porque la inversión sería superior a las posibilidades de ingresos. Y el beisbol profesional es un negocio. Para poner a andar la maquinaria se requieren unos mil millones de dólares. Sólo en sueldos del equipo grande se irán más de 200 millones por temporada.

ATENCIÓN.- Puedes ver el archivo de estas columnas en si entras por “el deporte vuelve a unirnos”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Comentarios