No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Espacio Público

¡Es el salario!, estúpido

Pero resulta que Coahuila ha sido más efectivo que Sonora para combatir la pobreza.

Por Juan Carlos Zúñiga

Sonora y Coahuila son entidades muy similares en términos de población y economía.

Mientras nuestra entidad tiene una participación del 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, Coahuila aporta el 3.7; en Sonora somos tres millones de habitantes y en aquella entidad suman dos millones 950 mil.

Ambas entidades son frontera y tienen flujos migratorios. Ambas entidades han tenido a gobernadores cuestionados. Nosotros a Padrés y ellos a los Moreira.

Pero resulta que Coahuila ha sido más efectivo que Sonora para combatir la pobreza.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Coahuila es el Estado que en los últimos 10 años más ha reducido el número de pobres, pues en 2008 tenía 885 mil 800 personas en esa condición y en 2018 sumaron 691 mil, es decir, casi 200 mil pobres menos.

En Sonora creció el número de pobres en esta década medida por el Coneval. En 2008 se reportaron 716 mil 900 personas en pobreza, cifra que saltó a 863 mil en 2018, casi 150 mil pobres más.

En la década, el crecimiento más alto de la pobreza se dio al final del Gobierno de Eduardo Bours y al principio de la administración de Guillermo Padrés, en donde 188 mil 300 sonorenses cayeron en la pobreza en el periodo 2008-2010, Padrés sacó de la pobreza en 2012 a 83 mil 900 personas, pero dos años después, es decir, en 2014, 30 mil 800 sonorenses se volvieron pobres.

En la transición Padrés-Pavlovich, es decir, entre los años 2014 y 2016, 20 mil 700 personas dejaron de ser pobres, pero en los últimos dos años, la administración estatal actual sumó 31 mil 600 pobres.

Es decir, entre Bours, Padrés y Pavlovich, Sonora tiene en términos absolutos 146 mil 100 pobres más.

¿Por qué en Coahuila hay menos pobres que en Sonora? Sencillo. Allá pagan más.

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo federal, Coahuila es el cuarto Estado del País con mejores salarios y un promedio mensual de 11 mil pesos. En tanto, Sonora ocupa el décimo lugar nacional con un promedio de 8 mil pesos.

Si revisamos la población con ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos en nuestro Estado, observamos que 256 mil 100 sonorenses ganan menos de 1 mil 113 pesos mensuales en las comunidades rurales y menos de 1 mil 556 pesos mensuales en las zonas urbanas. Entre 2016 y 2018, 31 mil 800 sonorenses cayeron en esta categoría.

En tanto, 1 millón 130 mil 200 sonorenses, de una población de tres millones de habitantes, ganan en la zona rural menos de 2 mil pesos y en las ciudades menos de 3 mil 98 pesos. Entre 2016 y 2018, 54 mil 400 sonorenses cayeron en este rubro.

Además, Sonora en los indicadores de carencia social no sale bien en seguridad social, pues 1 millón 255 mil personas no la tienen, 25 mil 700 más de 2016 a 2018; en servicios básicos de vivienda, 328 mil 300 sonorenses no tienen agua entubada, drenaje o electricidad, 38 mil 200 personas más en los últimos dos años medidos; y en alimentación, en 2018, 33 mil 700 personas más en comparación con 2016 se fueron a la cama sin comer las tres veces al día o inclusive sin probar alimento. En este apartado hay 659 mil 300 personas.

En tres carencias sociales Sonora sale bien librado: 17 mil 200 sonorenses salieron del rezago educativo entre 2016 y 2018, 19 mil 100 personas más tuvieron vivienda de material de construcción y 51 mil 500 más acceso a la salud.

Para el secretario de Desarrollo Social de Sonora, Manuel Puebla, el aumento del número de pobres se debe a la población migrante que no pudo llegar a Estados Unidos y se quedó en territorio estatal y de los mexicanos que han sido repatriados, de ahí que San Luis Río Colorado aparezca con un mayor crecimiento de pobreza en los últimos dos años.

Según la Secretaría de Gobernación, de enero a julio de este año han sido repatriados a Sonora 21 mil 156 mexicanos, en tanto que en Coahuila fueron 7 mil 462.

Así, la suma de la población migrante y de los bajos salarios en el Estado dan como consecuencia el crecimiento de la pobreza, de ahí que urgen políticas públicas para atender ambas temáticas.

Por ello, sostengo que “¡es el salario!, estúpido”, parafraseando la frase “theeconomy, stupid”, utilizada durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 contra George H. W. Bush.

*Juan Carlos Zúñiga es director de Noticias de Uniradio. Premio Nacional de Periodismo 2002. Conductor del noticiero Reporte 100 por Stereo 100.

jzunigaquiroga@outlook.com

Comentarios