Columnas Arizona: Tan cerca y tan diferente

Y sin embargo

Por Nicolás Pineda

Llevo apenas tres semanas viviendo en la ciudad de Tucson. Renté un pequeño departamento en una calle céntrica de la ciudad y me reporto con regularidad en la Universidad en donde tengo un cubículo como profesor visitante. Gran parte de mi tiempo se ha ido en trámites: Una reunión de orientación sobre mi status migratorio, un curso en línea para prevenir el acoso sexual y la discriminación, el registro de mi seguro de salud y los trámites de la licencia de manejo. También me compré un boleto mensual para usar los autobuses urbanos y averigüé los requisitos para asistir a un gimnasio municipal. PRIMERAS IMPRESIONES A pesar de la corta distancia, Hermosillo se siente lejos. En los medios locales no aparece nada sobre Sonora. La ciudad se percibe diferente cuando uno es residente de cuando uno viene de compras. Me llaman mucho la atención las diferencias de la sociedad local. Aquí se aprecia una gran diversidad de gente y de ambientes. Los contrastes saltan a la vista. El departamento me lo rentó una respetable pareja gay. En el periódico gratuito de la ciudad, veo grandes anuncios de venta de mariguana “medicinal” y ayer en la calle, al ir manejando, vi a un tipo en una esquina con un cartel que anunciaba la venta de “cannabis”. Varios carteles anuncian también una exposición de venta de armas, un “gun show”. Sin embargo, en las calles no veo ni gente fumando mariguana ni portando armas. Ha llovido copiosamente varias veces y la ciudad no se inunda ni aparecen baches. El boleto normal de autobús cuesta 1.75 dólares, aunque hay descuento para adultos mayores y discapacitados comprando una tarjeta. Es frecuente que en los autobuses viaje gente sola con andadera o en silla de ruedas. LAS PRÓXIMAS ELECCIONES El próximo martes 6 de noviembre hay elecciones llamadas de medio término porque no hay elección de presidente. La campaña se aprecia sólo en la multitud de pequeños carteles clavados con estacas en las esquinas. La lista de puestos y propuestas que se van a elegir es bastante larga y exige conocimiento de los asuntos. En la boleta de la ciudad de Tucson aparecen ocho propuestas que tienen que ver, por ejemplo, con el presupuesto para parques y el cambio de los periodos del alcalde y consejeros, entre otros. Los anuncios dicen por ejemplo: “Vote SÍ a la propuesta 125 de parques”. Estas propuestas son una parte importante de la elección y tienen mucha publicidad. En lo que respecta a los cargos de elección, están en juego los puestos para senador, representantes de distrito, Gobernador, secretario de Gobierno, procurador (attorney), tesorero, superintendente de educación, inspector minero, senador estatal, representantes estatales y otros puestos menores del condado como jueces de paz, alguacil (jefe de policía), oficial mayor (clerk- que organiza las elecciones) y puestos del distrito escolar. Es interesante que aquí se elige por voto popular a muchos puestos que en México son de designación personal del gobernador. Lo mismo sucede con muchos puestos administrativos del condado que también son de elección. Yo cuento que hay que votar cuando menos ocho propuestas y quince puestos de elección. También aparecen votos por la revocación o retención de puestos que no estoy seguro en qué consisten. La mayoría de estos puestos son apartidistas, lo que significa que se elige a personas, no a partidos. Aunque toda la información está disponible en español, no me sorprende que muchos inmigrantes no voten ya que el voto exige conocer mínimamente que significa cada opción y que antecedentes tienen. En la elección de Gobernador, el actual Doug Ducey (Republicano) está compitiendo por la reelección contra el profesor David García (Demócrata); hay además otro candidato del Partido Verde (Green Party). La pelea está entre los dos primeros y la delantera la lleva Ducey. En donde hay mucha expectativa es en la elección de senadores y representantes federales, ya que estos tienen que ver con el Gobierno de Donald Trump. La pelea está cerrada sobre todo para ganar la mayoría en el Congreso (Casa de los Representantes). Aquí la pelea está muy polarizada y es lo que más trasciende a nivel internacional. Ya veremos.

Comentarios