Columnas Momento de decisiones

Cuestiones y enfoques

Por Martín Holguín

Quienes recibieron el voto el pasado primero de julio están en medio de su primera gran prueba, tanto a nivel local como los que se están adelantando a los tiempos a nivel nacional. Aquí tenemos el tema del nuevo fiscal general de Justicia, cuyo primer filtro le toca a la Comisión de Gobernación del Congreso y ya tienen 40 nombres para enviar, por lo menos cinco de ellos, a la siguiente instancia a más tardar el próximo jueves. Ha sido un proceso, con muchas dudas. La primera recae en el criterio que van a tomar los diputados. Está en juego la estrategia en materia de procuración de justicia para los próximos nueve años y eso convierte la encomienda en algo de suma trascendencia. ¿Se irán a guiar como grupo político o van a buscar a quien tenga el mejor perfil profesional, independientemente de sus preferencias personales? Supongo que los diputados encargados ya investigaron la estructura de la Fiscalía, el número de agentes a nivel Estado, la situación histórica de la seguridad en Sonora porque de toda esa información parte la base para el perfil más adecuado. El presidente de la comisión, Jesús Alonso Montes Piña (PES), brindó algunos motivos para creer que puede ser un procedimiento apegado al profesionalismo que se requiere, porque se desligó de cualquiera de los aspirantes y no aceptó hablar con ellos en privado. Sería excelente para la imagen de esta Legislatura que pudieran sacar una nominación pulcra. Les hace falta porque hasta ahora, a poco más de un mes de haber llegado al puesto, han dejado mucho que desear con todos los escándalos que han propiciado en las sesiones y en acciones como aquel intento de destituir “por sus pistolas” a los funcionarios administrativos del Congreso, donde por cierto se gastaron más de 18 mil pesos en cambio de cerraduras a unas oficinas que tuvieron que regresar a los mismos ocupantes. Los legisladores ni siquiera han sido capaces de ponerse de acuerdo para crear todas las comisiones, pero al menos en esta la actitud de quien la encabeza (Montes Piña) ha sido profesional. Una de cal, pues. La otra gran decisión a es a nivel federal. A como yo lo veo y analizo, lo del aeropuerto de la CDMX me parece una farsa bien organizada en la que el Presidente “electo en funciones” quiere justificar algo que trae en mente hace mucho, pero mucho tiempo. Una consulta para que el pueblo diga (claaaro, todos le creemos) si se sigue con la construcción del aeropuerto en Texcoco, o de plano, hace una mezcla entre el actual, un lugar llamado Santa Lucía y Toluca. No sé ustedes, pero yo hace días que decidí que no votaré porque no me prestaré a esta puesta en escena, donde el guionista ya marcó los discursos para cada personaje, el director conoce la escena final y la manera en que va a llegar a ella, mientras que el productor sólo espera que le digan en qué momento salir a explicar la trama y justificar el desenlace. Los mexicanos solamente somos los actores de reparto, los ocasionales, esos que aparecen en ciertas tomas pasando por atrás para darle fuerza a cada escena. Los verdaderos protagonistas serán los futuros miembros del gabinete que saldrán “a dar la cara” y explicar esa manera en que “la voluntad” popular fue tajante y “decidimos” que había que detener las obras del que están haciendo, perder los 100 mil millones que ya se gastaron y empezar con Santa Lucía porque “vox populi, vox Dei”. Pero también tendrán que explicar de dónde salieron los recursos para este proceso, que debería haber sido organizado por el INE, que es el que tiene el “know how” del manejo de votaciones. Dicen que cada casilla va a costar dos mil pesos. Jaja, ni para las copias les alcanza con eso. Y encima nos salieron con que lo van a pagar los diputados y senadores de Morena (ya Muñoz Ledo dijo que “no way, José”). ¿Por qué un partido político va a correr con estos gastos? En fin. Y eso que no hablamos del tema de los más de 7 mil personas de la caravana migrante, que ya están en México y en lugar de dejar el paquete a los que todavía son Gobierno (en teoría), AMLO ya se pronunció con que les dará trabajo y protección. Como diría Trump: OMG.

Comentarios