Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Accidente carretero

“Empecé a llorar, me hinqué y le di gracias a Dios por ayudarme”: Yakeline Aispuro se convierte en heroína en Sonora

Estudiante de Enfermería se convierte en heroína al ayudar a los lesionados del camionazo ocurrido el lunes en Estación Don.

NAVOJOA, Sonora.- Todo fue rápido y confuso, un estruendo llamó la atención de Yakeline Aispuro Urquijo, una estudiante del sexto semestre de la Licenciatura en Enfermería, quien el pasado lunes se convirtió en una heroína al auxiliar y dar atención a los lesionados del choque entre un tráiler y un camión de pasajeros.

Le pedí a Dios que me diera la fortaleza para enfrentar y la sabiduría para hacer lo correcto, tomé un respiro para pensar bien lo que iba a hacer”, expresó la residente del ejido Teniente Juan de la Barrera (perteneciente a Huatabampo), quien esa mañana se encontraba esperando el camión para ir a la escuela ubicada en Los Mochis, Sinaloa.

EL ACCIDENTE

Fue a las 11:20 horas del pasado lunes cuando un tráiler impactó por alcance a un camión de pasajeros por la carretera federal México 15 en el tramo Navojoa-Los Mochis, donde resultaron lesionadas 15 personas.

Recordó que al escuchar el estruendo volvió y miró cómo el trailer salía por un lado en la carretera y también como el camión de pasajeros se volteaba al otro lado de la rúa, por lo que sin pensar corrió a auxiliar a las personas mientras que por su mente que se encontraría con un escenario desgarrador.

“Agarro el camión todos los lunes para venir a la escuela y ese día como todos los lunes salí a tomar el camión, entonces estaba esperándolo, ya tenía como una hora cuando me di cuenta que venía el camión y en ese momento me acerco con mi maleta porque la carretera es un poquito alta y subí a la parte alta de la carretera.

Y es ahí donde escuché un fuerte sonido, entonces me doy cuenta de que el tráiler se hace un lado y el camión se cae hacia el otro; dejé mis cosas y salí corriendo (a ayudar)”, expresó.

BRINDA SU AYUDA

Antes de asomarse y entrar al camión se detuvo un momento y pidió a Dios fortaleza y que la guiara en cada paso para ayudar a las personas, reveló, con su celular pidió ayuda a emergencias y con sus manos como única herramienta les tomó a los que consideró más grave la frecuencia cardiaca y frecuencia respiratoria.

Miré que la gente estaba en estado de shock, no sabían lo que había pasado; mucha gente salió por su propio pie, pedí ayuda a otros hombres que se acercaron para sacar a los que no podían salir.

“Intenté sentarme con ellos (accidentados), decirles que respiraran conmigo, que hicieran respiraciones para intentar calmarlos, consideré a cinco personas con rojo, a otras cinco personas en verde y a las demás en amarillo”.

Fue impactante ver a las personas lastimadas, y a la vez conmovedor, cómo pese a que estaba muy lastimada una madre pedía que primero atendiera a su hija, pero a su vez la hija pedía que primero atendieran a su madre.

“Hicimos un buen equipo con paramédicos, bomberos, rescatistas, así como las personas que estaban ahí conmigo (enfermera y doctora); también la comunidad se portaron súper bien que llevaron agua, estaban atentos”, enfatizó.

La joven de 20 años de edad no se fue hasta que los cuerpos de emergencia se llevaron hasta la última persona lesionada, y después de hacer su buena acción todavía espero un raite que la llevara a clases pues no quería perderlas ni llegar tarde.

Ya cuando pasó todo y estaba en mi casa, cuándo salí de bañarme empecé a llorar y me hinqué y le di gracias a Dios porque me había ayudado”, reveló, “mis papás están muy orgullosos de mí; yo hubiera querido que no hubiera pasado todo eso, pero entiendo que Dios por algo hace las cosas, no me hubiera gustado ese accidente por las personas que no llegaron a su casa”.

GRANDES SUEÑOS

Yakeline compartió que sueña con ser conferencista y seguir estudiando, pero tiene claro que seguirá y tomará las oportunidades que Dios ponga en su camino.

“Uno de mis sueños es ser conferencista, siempre lo digo, que me gustaría ser conferencista sobre enfermería y quizás a lo mejor y algún día, Dios quiera, tener una fundación, esos eran mis planes y ahora me gustará las oportunidades que Dios ponga en mi camino”.

En esta nota