Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

Realidad

En tiempos de elecciones, la realidad se desdibuja entre narrativas políticas, dejando al descubierto la necesidad de una ciudadanía activa y consciente para trazar un futuro distinto.

Cascabel

La realidad no es lo que solía ser, las y los candidatos federales de acuerdo a su narrativa viven en una realidad alterna. La amnesia selectiva de negar la realidad en aras de sorprender a un electorado que vive en el mundo real, evidencia el carácter de quienes se presentan a insistir que México pasa por su mejor momento en materia de seguridad, salud, educación, economía, federalismo, democracia, corrupción y cohesión social. También quedan en evidencia aquellos de larga memoria, hoy vestidos de demócratas, que apuestan a que olvidaremos que en su paso por gobiernos dejaron estela de corrupción, inseguridad, autoritarismo y deuda.

A todos ellos su negación los exhibe de cuerpo entero, abonando al desprestigio de los “políticos profesionales”. Las alternativas que se nos presentan a los distintos puestos de elección popular federal en su gran mayoría son malas. Algunos han privilegiado la disciplina callando ante errores de esta administración, al igual que los otros en su momento también callaron. Un dañino silencio cómplice.

Enfrentamos candidatos cuya historia los delata, su larga cola, sus inexplicables fortunas, su servilismo ante el poder y su repudio a la ciudadanía de la que sólo se acuerdan cada ciclo electoral. En esta elección federal con los dedos de una mano podría señalar las excepciones. La propaganda oficial que diariamente se regurgita desde el palaciego y matutino oráculo encadena la narrativa de quienes desde el oficialismo buscan ganar una elección.

En los años que llevan en campaña y a días de haber iniciado el proceso electoral seguimos sin conocer qué proponen, sólo alcanzan a repetir como autómatas las divagaciones de un mitómano, incapaz de ajustarse a la verdad, desfigurando la realidad, limitando un auténtico debate.

Sobre esto Dostoyevski nos regala una frase muy apropiada: “Quien se miente y escucha sus propias mentiras llega a no distinguir ninguna verdad, ni en él ni alrededor de él”.

Por parte de la oposición en esa coalición de partidos y partidarios con y sin ideología, no alcanzan aún a presentar una oferta pública coherente, mucho menos un liderazgo personal o temático que logre prender ante un electorado escéptico y de larga memoria.

Ivan Karamazov, de ser mexicano hubiera declarado: ¡Que el diablo se lleve a todos estos hombres de cara modelada por los siglos y que sólo llevan dentro charlatanismo y falsedad!

Ante el proceso electoral deberíamos de buscar construir más ciudadanía y una mayor participación social. Para 2021 las organizaciones sin fines de lucro representaban el 2.9% del PIB nacional evidenciando así lo que se puede lograr ante las grandes ausencias del Gobierno.

Desde la sociedad se puede incidir, cabildear y presionar para que en aquellas actividades esenciales los gobiernos cumplan obligaciones. Vigente aún el diagnóstico y oferta política de 2018: Primero los pobres, combate a la corrupción, garantizar seguridad, acceso a salud, regresar al ejército a sus funciones, manejo prudente de las finanzas públicas, federalismo y sobre todo de respeto a la división de poderes erradicando la visión de un Presidente como el poder de los poderes.

Se han dilapidado grandes recursos económicos en esta y anteriores administraciones, la herencia de deuda que dejarán los que se van limitará a quien elijamos. Los más de 6 billones de deuda adicional, tan sólo por el servicio de la deuda se llevarán una parte importante del presupuesto federal. Sin menoscabar la gravedad de los recursos económicos dilapidados en proyectos caprichosos y corrupción, más grave aún es el tiempo perdido.

La próxima administración inevitablemente tendrá que aplicar, ahora sí, austeridad, combatir corrupción y priorizar proyectos de infraestructura en base al interés nacional y rentabilidad. Es inaplazable una reforma fiscal. La oportunidad del “nearshoring” aún no se refleja. La inversión extranjera directa en 2023 fue 36,058 millones de dólares, 0.7% menor a 2022.

De este total 4,817.4 mdd fueron nuevas inversiones, una caída de 73.5% sobre 2022, de utilidades reinvertidas hubo un repunte de 64.4% alcanzando 26,630.6 mdd y por cuentas entre compañías 4,610 mdd.

Las exportaciones de mercancías en 2023 fueron por 593,579.9 mdd y las importaciones 598,475.4 mdd. La balanza de mercancías petroleras en 2023 fue deficitaria en 18,5367.3 mdd y de mercancías no petroleras superávitaria en 13,072.6 mdd.

Por remesas ingresaron 63,319.8 mdd durante el 2023. Se requieren grandes inversiones en infraestructura para poder capturar oportunidades globales, la existente es deficiente o no existe. Las economías están demandando más capacidad de generación y transmisión de electricidad para abastecer grandes centros de datos, mayor amplitud de banda y sobre todo garantizar seguridad. No está dentro de la capacidad fiscal del Gobierno el lograrlo esto el corto plazo, se requerirán grandes inversiones en generación y transmisión de electricidad, telecomunicaciones, minería, puertos, aeropuertos y carreteras.

La meta de 35% en generación de energías limpias no se va a alcanzar por esta administración, no obstante su contabilidad creativa. El objetivo en esta elección debería ser el limitar vía voto cruzado a la medida de lo posible el ejercicio de Gobierno sobre personas y a las personas en Gobierno limitarlas en base a leyes. Al participar en lo público y votar podremos revertir la marcha de la historia de México hacia el abismo, de no hacerlo a las futuras generaciones les habremos fallado.

En esta nota