Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

Cerro de la campana

Mientras las autoridades federales y estatales siguen analizando qué pasará con los altos cobros de la electricidad para los sonorenses, hogares y empresas, los usuarios están más que preocupados por los siguientes recibos pues el primero ha dejado a muchos enojados y decepcionados.

Lo único que reiteró ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador es que sigue en análisis la propuesta de ampliar el subsidio de luz de abril a noviembre, en lugar de mayo a octubre, y todo dependerá de lo que impacte en las finanzas de la CFE y que incluso si hubiera alguna aceptación de apoyo podría ser hasta el año próximo.

Aquí lo que ha explicado el gobernador Alfonso Durazo Montaño es que ya ha abordado la propuesta de ampliar los meses de subsidio a ocho meses y aumentar el tope de la tarifa 1F con el director general de CFE, Manuel Bartlett, y se mantiene el diálogo.

La única realidad es que hay que pagar la luz sea como sea la facturación en lo que las autoridades dan una explicación convincente a la población sobre lo ocurrido en este verano que ha tenido reacción en cadena de la gente conforme fueron llegando los recibos de la Comisión Federal de Electricidad.

Hoy, en el día nacional de Protección Civil, Sonora se une al segundo simulacro nacional 2023 y aquí el ejercicio será sobre las acciones ante un escenario de un sismo de magnitud 7.8 con epicentro en Bavispe. Sonora como el resto de las entidades del País participarán en este operativo porque un día como hoy, 19 de septiembre, se cumplen 37 años del sismo de 1985 en México y cinco años del registrado en 2017. En este simulacro participan dependencias de los tres niveles de Gobierno, instituciones académicas y empresas del sector privado y está a cargo de la titular, Laura Velásquez Alzúa, coordinadora nacional de Protección Civil, y en el Estado está como encargado de despacho Armando Castañeda Sánchez.

Hoy se verán diversas acciones de autoridades, cuerpos de rescate y la población participante ante posibles riesgos de sismo, huracanes y otros desastres naturales; México ha logrado mantener una cultura de la prevención con estos ejercicios. Otros simulacros serán sobre un sismo magnitud de 8.0 con epicentro en Acapulco, un huracán categoría 3 en el Mar Caribe y el Golfo de México y otro categoría de 4 con impacto en Los Cabos.

Ahora es el turno de la Cofepris de decidir si autoriza o no la importación de vacunas para el Covid-19, que ayer el presidente AMLO dijo que sí se podrían tener en México. En el País, colegios médicos demandaron al Gobierno federal la apertura de México a biológicos de otros laboratorios, además de los que aplicará el sector público con las vacunas cubana Abdala y la rusa Sputnik, que han señalado no están actualizados con las nuevas variantes.

En la mañanera de ayer, el mandatario dijo que el que quiera comprar vacunas y se las quiera aplicar lo puede hacer, pues, comentó, “No vamos a impedir que se use una medicina, una vacuna de ninguna manera”. Esta postura fue bien recibida por la comunidad médica que espera que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), a cargo de Alejandro Svarch Pérez, emita la autorización para que se puedan comercializar.

En esta nota