Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

El maestro como ejemplo

Una pequeña calle del centro de nuestra capital lleva el nombre del ingeniero Felipe Salido, su ejemplo hasta hoy es mucho más que una avenida. Modelo de entrega, profesionalismo y sobriedad. 

Agustín A. Zamora (1899-1945) deslumbrado y emocionado, describe con admiración al maestro e ingeniero, queda impresionado con su figura y dedicación. Eran los primeros años del siglo 20 y con añoranza nos describe los días de aquel Hermosillo porfiriano.

La nostálgica descripción de Zamora en La Cohetera, mi barrio nos acerca al ingeniero Felipe Salido y Zayas (1863-1939) personaje que cursará los conflictos políticos sin entregar su prestigio -aún nos queda parte de su legado material como ingeniero-; sin embargo, su huella en el campo de la educación es admirable.

Con el arribo de la Revolución, José María Maytorena, en 1912, transforma la Inspección General de Educación en Dirección General de Educación, con presupuesto y objetivos propios. En 1915, Plutarco Elías Calles asume la gubernatura y, como maestro de profesión, le da un renovado rumbo a la materia.

Decretó el establecimiento de bibliotecas públicas y gabinetes de lectura, autorizó la fundación de la Escuela Normal, fomentó la educación primaria en todo el Estado, impuso a los dueños de haciendas o ranchos en los cuales hubiera más de 20 niños la obligación de establecer una escuela.

La educación fue derrotero de aquellas administraciones. En 1919 un maestro de origen poblano avecindado en Hermosillo asume la Dirección General de Educación, Heriberto Aja Holguín, quien varias veces ocupara el mismo puesto y será recordado siempre como un funcionario ejemplar y comprometido.

Por esta posición tan relevante pasarán personajes que serán significativos para muchas generaciones de sonorenses, algunos de ellos serán honrados con avenidas que llevarán su nombre.

Manuel Quirós Martínez, Ventura G. Tena, Ángel García Aburto, Rafael Romandía, Ángel Arriola, Abelardo Sobarzo, Fernando F. Dvorak, Gilberto Suárez, Othón Almada, Eduardo W. Villa, Alberto Gutiérrez, Ernesto Salazar y muchos más.

En tiempos más cercanos y ya convertida en la Secretaría de Educación habría que destacar a Ernesto López Riesgo, acompañado de maestros admirables como Armando Quijada o Amadeo Hernández.

La Secretaría de Educación tiene un peso social muy grande, pero el histórico es monumental. Ser su titular es un privilegio, pero adicionalmente lleva un compromiso con el pasado y con la tradición educativa y por lo mismo, se convierte en una posición que debe ser cuidada y respetada. Es indispensable conocer el volumen de la silla que se va a ocupar.

Desafortunadamente para los sonorenses, el Gobierno en turno no parece comprender la trascendente dimensión histórica que tuvo anteriormente, el titular carece de la trayectoria y de la experiencia necesaria, pero más allá de esas deficiencias, le sobra algo que no tenían los personajes a los que hago referencia: Ligereza.

La institución ha fallado en algunas de las encomiendas naturales de la administración, las respuestas han sido poco convincentes y la escasa seriedad ha evidenciado los yerros. Pero lo que es sorprendente es la autocomplacencia, aderezada por el festejo de cumpleaños del titular, jolgorio inapropiado y colmado de vanidad.

Los funcionarios deben conducirse con ética, pero también con sencillez y prudencia. La memoria exalta a aquellos maestros que entregaban su experiencia profesional pero también su honra; adicionalmente tenían una virtud que les permitía tener éxito en las acciones de la institución -independientemente del régimen en turno-, esto era autoridad moral, algo que se extravió en esta institución.

Resulta dramáticamente absurdo que aquellos que iban a derrotar la incompetencia y frivolidad terminaron abrazados a ellas.

Una pequeña calle del centro de nuestra capital lleva el nombre del ingeniero Felipe Salido, su ejemplo hasta hoy es mucho más que una avenida. Modelo de entrega, profesionalismo y sobriedad.

En esta nota