Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

A debate separación de poderes

Montesquieu en 1748 advertía: “Todo estaría perdido, cuando el mismo hombre, o el mismo cuerpo, ya sea de los nobles o del pueblo, ejerza esos tres poderes: El de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas, y el de juzgar los crímenes o las diferencias entre los particulares”.

Montesquieu en “El espíritu de las leyes” afirmaba que la ley es lo más importante del Estado, su teoría de separación de poderes que recoge nuestra constitución política nuevamente a debate esta semana ante la beligerancia declarativa del Presidente y asedio a la sede del Poder Judicial. La escalada de violencia verbal de continuar conlleva el riesgo de que conduzca a violencia física y una crisis constitucional. El sueño de capturar la función jurisdiccional para convertirla en una sección de la mañanera es evidente, tan evidente como la captura de la iniciativa legislativa de diputados y senadores de Morena y aliados. El abandono por parte de los legisladores oficialistas sin pudor alguno de sus obligaciones como representantes populares y de los estados ante el pacto federal tiene consecuencias reales.

Montesquieu en 1748 advertía: “Todo estaría perdido, cuando el mismo hombre, o el mismo cuerpo, ya sea de los nobles o del pueblo, ejerza esos tres poderes: El de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas, y el de juzgar los crímenes o las diferencias entre los particulares”.

James Madison hacía énfasis sobre la importancia de mantener separadas las ramas del Gobierno en aras de proteger los derechos de las personas y el País. Madison defensor de los derechos de los estados ante el pacto federal argumentaba que estos a su vez tendrían un efecto de control sobre las ambiciones centralistas. Su conocida frase de: “Si los hombres fueran ángeles” tiene eco en el México de hoy ante aquella amenaza para algunos y promesa para otros de “mandar al diablo a sus instituciones”. Es vital apoyar y ampliar el sistema de pesos y contrapesos que en los hechos tiene pocos años en México, la aspiración plasmada en la Constitución de 1917 hasta finales del siglo pasado fue ignorada en la práctica. La dictadura perfecta que creíamos superada y repudiada sigue vigente en las aspiraciones presidenciales así como de instaurar un neo maximato.

Las consecuencias de la búsqueda de imponer el Gobierno de un solo hombre están a la vista. El comportamiento errático en las directrices sumado a la obediencia ciega de una corruptísima guardia pretoriana cómplice y alcahuete, que ya no se atreve a ubicar en la realidad al Presidente, deriva en la ausencia de proyectos sin considerar límites en finanzas públicas, así como repudiar separación de poderes, federalismo, Constitución, empatía, honor y pudor. Como ejemplo tenemos el caos en el sector salud donde se destruyó el frágil e imperfecto sistema existente con fines de captura, las consecuencias del fracaso se miden en vidas. La cifra de homicidios acumulados en la presente administración ya superó la anterior y el número de desaparecidos sigue creciendo. La militarización, que en seguridad pública ha sido un fracaso, continúa en la marcha de la locura acumulando espacios, la entrega de funciones y concesiones para privatizarlas a favor de las fuerzas armadas va a ser la herencia más corrosiva ante los señalamientos de opacidad, corrupción y violaciones a derechos humanos. La promesa de honestidad, combate a la corrupción y frugalidad al administrar la hacienda pública, sepultada bajo una lápida inscrita con ¿Y?

Como buena noticia es la resiliencia de los mexicanos, el PIB pasó de un incremento de 0.6% en el cuarto trimestre de 2022 a un aumento de 1.0% en el primer trimestre de 2023, aunque con un retroceso de 2.8% en el PIB asociado con el sector primario. El valor de a economía en el primer trimestre fue de 29,325 billones de pesos, 4,954 más que en el cuarto trimestre de 2018, un 20.33 %, aun sin embargo en términos reales la economía ha retrocedido en 2.98%, el crecimiento poblacional continúa al igual que la desigualdad y población en pobreza.

La inflación en la primera quincena de mayo fue de 6.0%, menor en 0.27% al periodo anterior. La balanza comercial en abril fue deficitaria en 1,508.5 millones de dólares y la balanza de pagos al primer trimestre registró un déficit de 14,282.0 mdd, 3.6% del PIB. La inversión extranjera directa en el primer trimestre fue 18,636 mdd, 4.1% menos respecto al mismo periodo de 2022, de los cuales 90% fue de reinversión de utilidades, 5% de cuentas entre compañías y 5% de nuevas inversiones. La llegada de nuevas inversiones sigue sin materializarse, hay que disminuir el “riesgo país”, indispensable cumplir la ley, tratados internacionales y eficiente e independiente impartición de justicia. La reciente “negociación” sobre tres tramos de línea ferroviaria con un decreto confuso y enviando a la Marina no ayuda a propalar la imagen de México.

Indispensable un vigoroso debate sobre el futuro, definir el rol de los ciudadanos y los límites de gobernantes, el papel del Estado como rector o como agente económico preponderante, el papel de la familia como célula de la sociedad, atribuciones de los poderes en un sistema de pesos y contrapesos contrastado con una autocracia, el pacto federal mismo y el rol de los estados, entre otros.

Estoy convencido que la mayoría de los ciudadanos buscamos conservar nuestros derechos y libertad. Repudio toda intención de restaurar una dictadura perfecta, al igual que repudio el regresar a un Gobierno que busque ser el actor económico preponderante en todas las áreas con el objetivo de socializar pérdidas y privatizar utilidades entre sus militantes y militares. Es por ello que participo.

En esta nota