Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

El plan es… que no hay plan

Con alegría, generosidad e imaginación todos podemos aportar. Hay que repudiar y destinar al ostracismo a quienes se niegan a escuchar y creen por su transitorio puesto público ser iluminados.

El Plan Sonora de Energía se ha convertido en la proverbial sopa de piedra de la fábula donde ante la ausencia de ideas e insumos por parte de la administración estatal, al igual que los monjes de la fábula, han puesto a disposición de las dependencias federales una olla denominada Plan Sonora para que vayan depositando en tal receptáculo sus aportaciones. En el “ecosistema” encontramos Energía, Litio, Infraestructura y Capital humano. La administración estatal aporta el nombre del Estado, presentaciones de powerpoint y un despliegue propagandístico, quedando a cargo de las universidades ampliar su oferta educativa sin que se les haya asignado presupuesto adicional.

La piedra angular del mencionado plan es la construcción de un complejo de cinco plantas fotovoltaicas con capacidad de un gigawatt donde a decir de Durazo Montaño el Gobierno de Sonora tendría una participación del 46% y CFE el 54%. De acuerdo a la cuenta pública 2022 el Gobierno de Sonora no es accionista ni tiene participación alguna.

El anuncio original de cinco instalaciones de 1 GW va en cuatro de acuerdo a las últimas declaraciones de López Obrador y Durazo Montaño. CFE estima generará al concluir la primera instalación 2,020 gigawatt hora anualmente, suficientes para proveer de electricidad a 169 mil familias de Baja California y Sonora. La inversión sería de 1,154 millones de dólares por lo que corresponde a la instalación fotovoltaica y de 531 millones de dólares para la construcción de 491 kms. de red eléctrica y 2,825 MVA de transformación.

La primera etapa se está llevando a cabo en un terreno de 2,000 hectáreas el cual fue donado la empresa Desarrollo Marina Vallarta, S.A. de C.V. propiedad de Daniel Chávez Morán y las sociedades Vactur, S.A. de C.V., DMV Operadora, S.A. de C.V. y NT Inversionistas, S.A. de C.V., mediante escritura número 106,702, del libro 3,274, del 16 de diciembre de 2021, al Fideicomiso Energía Limpias 10,670 (Bancomext), ante la fe pública del titular de la Notaría 87 de la Ciudad de México, el licenciado César Álvarez Flores.

La resolución de manifiesto de impacto ambiental GPA/DGIRA/DG-04068-22 fechada el 13 de julio de 2022 es posterior a la fecha de inicio de la obra declarada, 10 de marzo de 2022; esta solamente cubre los 120 + 300 MW quedando a cargo de la próxima administración federal, en caso de continuar, la gestión de permisos para las siguientes etapas. No se respetó la norma de obtener primero los permisos necesarios y después iniciar la obra.

CFE se ha negado a transparentar, no obstante la existencia de resoluciones de transparencia ordenando que lo haga, lo relacionado con el fideicomiso 10670, la donación del terreno, costos y fuentes de financiamiento. Las actividades de financiamiento externo de CFE en 2022 ascendieron a 3,873.5 millones de dólares entre los cuales está una emisión privada de 1,750 mdd de financiamiento sustentable bajo la regla 144 de la SEC. Tanto López Obrador como Marcelo Ebrard han declarado la posibilidad de financiamiento del Gobierno de Estados Unidos a esta iniciativa en montos que van desde 5,000 millones hasta 48,000 millones de dólares. La actividad de deuda externa que comprenden financiamiento y re financiamientos de todo el Gobierno federal en 2022 fue de 33,031.4 mmd, 36% del Gobierno federal, 26% Pemex, 24% Nafin, 12% CFE y 2% Bancomext.

La realidad es una instalación fotovoltaica de 120 MW más 12 MW de baterías como respaldo conectada a la red eléctrica que suministra a Puerto Peñasco y 300 MW más 60 MW en baterías en proceso de construcción.

Sin duda alguna la ubicación geográfica de Sonora es privilegiada, con potencial de generar energías limpias. La aspiración de la administración de López Obrador de prohibir la participación de otros actores para regresar al anquilosado modelo de monopolio de Estado limita y seguirá limitando el desarrollo económico de la región y el País. Veo alentadoras las recientes declaraciones del subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, de la creación de un “piloto de Garantías Verdes con un proyecto solar de 110,000 mdp (Plan Sonora) que permitirá respaldar la red eléctrica, incrementar la eficiencia y facilitar la expansión de la generación de energía a partir de fuentes #renovables por parte de nuevos actores”. El permitir a nuevos actores sería un giro en la política de este Gobierno.

Sólo mediante la apertura a capital privado, con un Estado regulador fuerte en base a reglas claras con fundamentos legales que den certidumbre, con gobernantes asertivos en defensa de los intereses de sus estados y municipios, con transparencia, rehuyendo el capitalismo de compadres, incentivando desarrollo tecnológico ampliando el presupuesto de universidades y centros de investigación y con visión de futuro desechando añoranzas de un pasado inexistente podremos avanzar.

La moraleja de la fábula de la sopa de piedra nos deja la lección de que si todos aportamos vamos a lograr grandes beneficios para todos. El modelo de socializar costos para privatizar utilidades en beneficio de una clase gobernante no nos ha permitido alcanzar el potencial como País, nos divide, nos confronta e inmoviliza.

Con alegría, generosidad e imaginación todos podemos aportar. Hay que repudiar y destinar al ostracismo a quienes se niegan a escuchar y creen por su transitorio puesto público ser iluminados.

En esta nota