Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

Minimalismo digital

Newport aporta tres escenarios que contemplamos cuando nos sentimos incómodos por el uso excesivo del celular.

La manera como las personas estamos pasando el tiempo con nuestro celular… Es muy importante analizar cómo nos estamos sintiendo al respecto.

Cal Newport, profesor de Tecnología, comenta que es muy probable que nos sintamos muchas veces incómodos por el excesivo uso del mismo, inmersos en cuestión digital. Si no es el caso suyo, estimado lector, no siga leyendo, por favor.

¿QUÉ HACEMOS?

Newport aporta tres escenarios que contemplamos cuando nos sentimos incómodos por el uso excesivo del celular (por cierto, ninguno de ellos funciona).

El primero es pensar que necesitamos un “detox” del celular: Dejar de usarlo por cierto tiempo cada día, y con eso conseguiremos ser más productivos con su uso. Un segundo escenario es el de pensar que si utilizamos las app adecuadas tendremos un mejor control del uso del celular. Sin embargo, está comprobando que las plataformas de redes sociales están muy bien estructuradas y que por medio de algoritmos identifican muy bien qué nos llama la atención… y nos atacan por ese medio. El documental “El dilema de las redes sociales”, de Netflix, da una magnífica información al respecto: Es muy difícil resistir la atracción de las notificaciones.

Y un tercer escenario que menciona Cal es el de que muchas veces el individuo se siente solo, triste, ansioso, frustrado, y entonces utiliza el mundo digital como entretenimiento para sentirse mejor, pero poco después de usarlo no es mejor como precisamente se siente.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

La tecnología ha llegado para quedarse y no hay duda que el mundo ya cambió, sobre todo estos últimos tres años.

Una sugerencia muy práctica que hace Newport es el adoptar una filosofía sobre el uso que le damos a la tecnología. ¿En qué consiste esto? Muy sencillo: Definir primero qué es lo que nos gusta, qué es lo que nos interesa, qué es lo que mejor nos sirve para nuestra tarea profesional, qué es lo que más nos conviene.

Cuando ya tenemos claras las respuestas a estas preguntas, entonces sí, acceder al mundo digital y procurar cosas que nos ayuden con nuestros intereses personales.

Ejemplo muy sencillo: Nos interesa hacer ejercicio y nos gusta la bicicleta para practicarlo. Entonces buscamos un grupo en Facebook de nuestra ciudad que practique ciclismo y nos integramos en el mismo, y cuando entre a la plataforma voy directo a dicho grupo u otros grupos con temas que son de nuestro interés.

Pero no me pongo a seguir un canal de noticias, o ver qué piensa mi tío sobre inteligencia artificial, o la sobrina que habla de sus preferencias políticas. Tampoco es de mi incumbencia que TikTok tiene 600 millones de seguidores, o cuáles libros está leyendo Mark Zuckerberg. Así de sencillo.

CONCLUSIÓN

¿Qué es lo que te interesa?, ¿qué es lo que te importa?, ¿qué es lo que te puede ayudar a ser mejor en lo que haces?, ¿cuáles son tus hobbies? Si te ocupas primero de responder estos planteamientos, te servirá de base para adoptar una filosofía digital, y cuando te ocupas de cosas que son de tu interés y de mejora personal, podemos decir que tus acciones en el mundo digital serán sustentables.

Minimalismo digital no es que reduzcas tu tiempo en redes sociales o Internet, es que te concentres en las cosas que sean valiosas para ti, y entonces sí estarás muy contento por el uso que le das a tu celular, y se te va a notar: Tu sonrisa lo dirá todo.

¡Feliz domingo, estimado lector!

En esta nota