Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Ciudad Obregón / IMSS

Gloria cumplió 25 años de servicio en el comedor del área de oncología del IMSS

La empleada de 60 años de edad, compartió que durante todo este tiempo tiene muchas historias guardadas en su corazón

Gloria cumplió 25 años de servicio en el comedor del área de oncología del IMSS

CIUDAD OBREGÓN.- El servicio de elaboración y entrega de platillos especiales para pacientes infantiles del área de oncología del IMSS, que la encargada de alimentos del piso 2, Gloria Luna Jáuregui realizaba desde hace 25 años, este jueves llegó a su fin dejándole grandes satisfacciones, pero también tristezas.

La empleada de 60 años de edad, que inició sus labores en 1999, compartió que durante todo este tiempo tiene muchas historias guardadas en su corazón, unas de grandes alegrías porque los pacientes lograron recuperarse, pero también otras donde los pequeños perdieron la batalla contra esta enfermedad.

Laborar en un área tan delicada, resaltó, le ha hecho ser más humana y empática con las personas | Foto: Mayra Echeverría

Laborar en un área tan delicada, resaltó, le ha hecho ser más humana y empática con las personas por lograr ver en cada uno de los niños, adolescentes y jovencitos de ese piso a un hijo, a quien debía cuidar y proteger.

“Mi misión fue darle alegría a los niños y las mamás, el darle de comida un plato de comida a una madre que no tenía de momento para comer, el ver la sonrisa de los niños, que te digan muchas gracias que rico estuvo, eso fue mi fortaleza, aunque sufrí mucho con las ausencias de los niños”.

Su fortaleza todos estos años fue seguir su misión de vida, que es ayudar al prójimo, sobre todo, si se trata de un infante, mencionó, las pérdidas que ha presenciado durante todos estos años ha tenido que inclusive recibir terapia por el cariño y apego hacia ellos.

“Es un trabajo, pero nunca lo he visto así, muchos enfermeros, médicos y otros empleados rotaron por esta área y fueron cambiados o pidieron cambio, pero yo no, a mi todo esto me ha fortalecido, el ver a un niño feliz era ver a mis hijos felices, el ver a una mamá feliz, era verme reflejada en ellas, tomé muchos ejemplos de vida de aquí, muchos que me sirvieron y me siguen sirviendo muchísimo”, indicó.

Terminar su trabajo por su jubilación le da mucha melancolía, puntualizó, ya que extrañara todos los días las rutinas que tenían y la gran familia que formó en el hospital.

Te puede interesar: Requiere Banco de Sangre del IMSS Cajeme donadores voluntarios

En un día normal de trabajo ella llegaba a revisar que iba a dar de desayuno y comida a los niños, separarlo según las indicaciones de las nutriólogas para cada paciente y comenzaba a distribuirlo en su carrito, que es tan querido por los menores cuando lo escuchaban venir.

Ahora, para no separarse del todo de los niños de esta área, tras su jubilación, se unirá a la asociación amar y servir que apoya a niños con esta enfermedad, realizándole fiestas de cumpleaños, visitas al hospital, entre otras cosas.

Temas relacionados