Columnas

El recuerdo de una madre ejemplar

Solía decirme: “Mira nomás qué “percha” (cuerpo robusto y atlético) tienen mis hijos y mis nietos. ¡Es que tienen “la tripa sonorense”!, añadía sonriente y con buen humor.