Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Mexicali

Homicidios resueltos a toda prisa

Una noticia generada en Ensenada que dio la vuelta al mundo...

Una noticia generada en Ensenada que dio la vuelta al mundo fue el asesinato de tres turistas extranjeros la semana pasada. Callum Robinson, Jake Robinson, ambos de nacionalidad Australianos y Jack Carter de nacionalidad estadounidense, los tres eran surfistas.

Como dice Adela Navarro del semanario Zeta: “Pero en la costa bajacaliforniana, tomada por el cártel de Sinaloa en la mayor parte de su geografía, los tres surfistas fueron asesinados”. Los mataron con un balazo en la cabeza y después arrojaron sus cuerpos a un pozo de 15 metros de profundidad. Para la Fiscal General de Baja California, María Elena Andrade los mataron por robarles las llantas de un pickup que traían Chevrolet Colorado. La fiscal insistió que estos crímenes fue un hecho “circunstancial”, un robo –dice- que se salió de control.

Por cierto, el pickup fue encontrado a 20 kilómetros del campamento de estos jóvenes extranjeros, lo quemaron. En zona de nadie, donde los elementos de la Guardia Nacional no se para, donde el Ejército no vigila, tampoco la Marina Armada de México.

Marina del Pilar Ávila Olmeda, gobernadora del estado encabezó la conferencia mañanera del jueves 9 de mayo, se tocó el homicidio de los turistas extranjeros y tanto el director estatal del Instituto de Ciencias Forenses, Ramón Álvarez, como la Fiscal General, María Elena Andrade y la gobernadora, Marina del Pilar Ávila, no se salieron del guión, leyeron todas sus intervenciones.

La imagen de Baja California se ha manchado con este crimen, pero lo sorprendente es que en pocos días fueron localizados los cadáveres de los surfistas, en un pozo, no a la vista. ¿Habrán participado elementos del FBI en la investigación? No lo sabemos, pero fue rápido, también fue rápido dar con el presunto responsable, Jesús Gerardo N, alias “El Kekas” y acusado de desaparición forzada y homicidio de los tres extranjeros. Por supuesto que hubo repercusiones en Rosarito, donde fueron canceladas varias reservaciones de hotel por el incidente y no es para menos, los turistas no se sienten seguros. ¿Y el cuarto cuerpo que encontraron junto a los surfistas? Ahí la velocidad para investigar bajo a dos kilómetros por hora, se concretaron a decir que no pueden dar más detalles de ello. ¿No pueden dar más detalles o no saben nada?

Gracias a las intervenciones de las embajadas de Australia y Estados Unidos la investigación concluyó con la localización de los cuerpos y la detención de El Kekas, pero no es para sentirse orgullosos, no hay como devolver la vida a estos amantes del surf y menos consolar a Martin y Debora Robinson quienes viajaron desde Australia para recuperar los cuerpos de sus hijos asesinados en un hecho “circunstancial”.

Debora Robinson leyó en su celular unas palabras que escribió: “Con gran pesar que compartimos que Callum y Jake (sus hijos) fueron asesinados. Nuestros corazones están rotos y el mundo se ha vuelto un lugar más oscuro para nosotros. También lamentamos la muerte de Carter (el amigo estadounidense)”

“Hemos estado abrumados con las emociones y el apoyo que hemos recibido paraCallum y Jake, sabemos que eran amadosy que impactaron la vida de muchas personas. Siempre hemos estado muy orgullososde sus logros académicos y deportivos y admiramos sus decisiones de vida”

Callum Robinson de 33 años era conocido como “Big Koala”, medía un metro con95 cm, jugaba LaCrosse profesional y representó a Australia. Su hermano Jake estabaestudiando medicina en Estados Unidos.Debora termina su discurso a los mediosdiciendo: “Ahora es momento de traerlosa casa, con sus amigos y familiares y a lasolas de Australia, por favor vivan más, brillen más y amen más fuerte en su memoria”.¿De qué han servido la Guardia Nacional, elEjército Mexicano y la Marina Armada enBaja California? ¿Podrá la fiscalía resolverlas desapariciones de bajacalifornianos como lo hizo con estos turistas extranjeros?

*- El autor es periodista independiente.

En esta nota