Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Mexicali

Zona Sísmica

Termina hoy el año 2021, sin que se haya conseguido domar la pandemia en México y menos en Baja California, aun cuando las autoridades federales, principalmente el "zar de la pandemia", Hugo López-Gatell digan lo contrario.

El virus

Termina hoy el año 2021, sin que se haya conseguido domar la pandemia en México y menos en Baja California, aun cuando las autoridades federales, principalmente el "zar de la pandemia", Hugo López-Gatell digan lo contrario.

El virus Sars-COV2, con sus variantes Delta y Ómicron este año, fue causante de miles de muertes y decenas de miles de contagios, lo que refuerza el argumento de que en México no ha sido "domado" como ´lo presumía el gobierno federal desde el mes de abril de 2020.

Aunado a esto, para cerrar el año, las autoridades estatales de salud, a cargo del secretario Adrián Medina Amarillas, dan a conocer el primer caso en Baja California de una persona infectada con la variante Ómicron.

Todo parece indicar que la persona portadora del virus no tuvo complicaciones, pero eso es un fuerte indicio de que la variante ya debe estar en más personas en la entidad.

Habrá ahora que estar atentos a otros casos y con la esperanza de tener infecciones leves en los pacientes, porque de lo contrario los hospitales podrían verse rebasados nuevamente si se viene una ola tipo "tsunami".

Clandestinas

Las autoridades de los tres niveles de gobierno poco o nada han hecho para erradicar a los participantes en las carreras clandestinas de vehículos en las calles y carreteras en la región.

Apenas el domingo pasado, como a las 22:30 horas, automovilistas y camioneros que circulaban por la carretera federal Mexicali-Tijuana, tuvieron que detener la marcha a la altura del kilómetro cuatro en dirección a la capital, frente a la gasolinera Chevron, porque la vía estaba cerrada por una carrera clandestina de autos.

Pero no se trataba de uno a dos autos, sino decenas, así como unos dos centenares de espectadores.

Los viajeros fueron testigos cuando dos vehículos se colocaban en los carriles de la vialidad para salir a toda velocidad a la señal de uno de los organizadores.

Esta ilegal y peligrosa actividad duró cerca de media hora, sin que se apareciera la Guardia Nacional sector carreteras a cargo del general Luis Rodríguez Bucio, u otra autoridad de cualquier nivel.

Había una patrulla municipal en la gasolinera, pero con dos agentes que solo participaron como mirones, puesto que no podían hacer nada ante la cantidad de participantes y espectadores de esa ilegal actividad.

Se desconoce si los municipales reportaron los hechos al C4 o si de plano fue más sencillo para las autoridades federales, estatales y municipales hacerse de la vista gorda ante esta situación.

Esas carreras clandestinas, donde se dice cruzan apuestas de fuertes cantidades de dinero, son otra muestra de cómo ha crecido el manto de impunidad en todo el país.

Paro policiaco

Sin duda alguna el desmantelamiento de los cuerpos policiacos de la "etapa neoliberal" por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha causado irritación, desconcierto y molestias en el personal de esas corporaciones policiacas.

Primero fue el manotazo a la Policía Federal, una de las más preparadas del país, con el argumento de la corrupción, pero sobre todo por haber sido impulsada por el entonces presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, eterno costal de box de López Obrador.


Junto con la desaparición de la Policía Federal se les dio la estocada a los agentes que quedaban de la extinta Policía Federal de Caminos.
En el caso de los federales, se les ofreció incorporarse a la Guardia Nacional, irse al Servicio de Protección Federal o de plano renunciar.

Ahora, en redes sociales existe una convocatoria para realizar el día de hoy un paro laboral en la Policía Federal Ministerial, de la Fiscalía General de la República, por la amenaza de despidos tanto de policías federales, peritos y ministerios públicos, con el argumento de que serán suprimidas por razones presupuestales.

Así que mientras a algunas corporaciones se les pone el pie en el cuello, a la Guardia Nacional se le dan recursos económicos por montones, sin que se vea reflejado en el mejoramiento de la seguridad en el país.

En esta nota