Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Mexicali

Son las experiencias… humanas

Si pones un reproductor de DVD y Blu-Ray en Amazon su precio decente es alrededor de mil pesos, y pones un tazón de cerámica hecho y decorado a mano es probable lo encuentres arriba de 2m pesos.

Si pones un reproductor de DVD y Blu-Ray en Amazon su precio decente es alrededor de mil pesos, y pones un tazón de cerámica hecho y decorado a mano es probable lo encuentres arriba de 2m pesos. El reproductor de DVD está hecho en serie y muy probable de una manera automatizada, en cambio el tazón está hecho a mano con una técnica milenaria, la diferencia es muy obvia. Sin embargo está más valorado este último.

Yann Leccon es uno de los científicos reconocidos en inteligencia artificial, y en una conferencia que brinda habla sobre todas las ventajas de la automatización, sin embargo al final hace una predicción: las personas con mayor probabilidad de salir ilesos en el futuro no son los programadores o los científicos de datos, sino los artistas y los artesanos.

ES EL DEJAR HUELLA

Hay estudios que demuestran que las personas prefieren en gran medida productos y experiencias que conllevan un esfuerzo humano obvio, incluso cuando sean idénticos a los producidos por máquinas.

Ejemplo muy sencillo: no es lo mismo recibir una nota por escrito o mensaje personalizado felicitando por cumpleaños a recibir un mensaje pre grabado por Facebook.

Las empresas tienen más claro esto, están conscientes que han pasado de vender materias a ofrecer productos, y estos se transforman en servicios que a su vez terminan diseñando experiencias.

Ejemplo clásico es el café: puedes comprarlo con un mayorista, en un supermercado, o en un Caffenio. En cada etapa se cambia dinero por café, pero los importes son diferentes.

Otro ejemplo muy interesante es el de la cadena de aparatos electrónicos Best Buy. La competencia con Amazon los estaba noqueando, la gente entraba a las tiendas a ver los productos y luego los compraban en línea más baratos.

En 2012 Hubert Joly, un nuevo CEO de origen francés toma las riendas y decide que la empresa tenga un trato más personal. Capacitan intensamente al personal, y comienzan a realizar asesorías en las casas y oficinas de los clientes para recomendarles que equipo les convenía más. Prácticamente se convierten en asesores tecnológicos de los clientes. Éxito rotundo el plan y le dan la vuelta a la empresa.

CONCLUSIÓN

Estimado lector, creo que estamos conscientes de que el avance de la tecnología es impresionante, sin embargo el tono humano es algo que las máquinas no podrán tener. En la medida que se deje huella en los clientes que servimos, en las personas que tratamos, en la comunidad donde participamos, podremos estar seguros de trabajo e ingresos no nos faltarán.

Termino con el ejemplo de Mario Corella, un hermosillense que posee un hotel eco-turístico en Oaxaca. En años pasados un huracán arrasó con las instalaciones del mismo. Sus clientes, la gran mayoría extranjeros, cuando se enteran del incidente de motu propio le comenzaron a enviar fondos para que reparara las instalaciones, a cuenta de futuras estancias.

¿Cuál es el beneficio que proporcionas? ¿Que tanto innovas para hacerlo mejor? ¿Que otro servicio adicional pues brindar?

Creo que son preguntas que nos podemos plantear para que este ya próximo 2022 sea más productivo. Recuerda: las experiencias es el nombre del juego. Prepárate para poder brindarlas. ¡Feliz domingo, y muy felices fiestas de Navidad, que la experiencia del Niño Dios no deje de removernos!

En esta nota