Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Mexicali

La trascendencia del ingreso

Siempre he expresado la importancia de tener buenos ingresos, sea por ventas o por un salario, pero también constantemente he insistido en que la fuente de esos ingresos se mantenga saludable, operativamente hablando.

Siempre he expresado la importancia de tener buenos ingresos, sea por ventas o por un salario, pero también constantemente he insistido en que la fuente de esos ingresos se mantenga saludable, operativamente hablando. Esto lo aclaro por los salarios mínimos, que hace unos cuantos días fueron definidos en sus ajustes para el año 2022, sea para la zona frontera norte como para el resto del país.

Señalado lo anterior, hay que tener cuidado con los aumentos como el del 22% y no por el aumento en sí, sino por los efectos que puede generar en condiciones en donde muchas de las empresas y fuentes de trabajo siguen atravesando dificultades después de prácticamente año y medio de altibajos por la pandemia, porque no se ha controlado el virus y surgen nuevas variantes y porque los niveles de producción y ventas no en todos los sectores y actividades han sido uniformes.

Efectivamente, se aumentó el salario mínimo y profesionales con el aval de todos los sectores empresariales (agrupados al CCE) ante la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) junto con el Gobierno y los sindicatos. Por eso el salario pasa de 141.70 pesos (casi 6.6 dólares) a 172,87 pesos al día (8.05 dólares), mientras que en la zona especial de la frontera norte en donde está Mexicali crece de 213.39 pesos diarios (cerca de 9.94 dólares) a 260.34 pesos (12.12 dólares).

Muy bueno el aumento desde el punto de vista del bienestar para el trabajador, porque cubrirá el 74 % de la línea de bienestar familiar definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), mientras que en la frontera norte alcanzará el 112 %. También positivo porque así el salario mínimo ha aumentado un 42% en términos reales desde que inició el actual gobierno, estando los ajustes por encima de la inflación.

Pero, como dije al comienzo, hay que tener precaución porque puede haber riesgos de generar presiones en los precios, en la llamada inflación de la inflación, que hay ya registrado un aumento anual de entre 7.05 y 7.2%, la que va al alza y puede llegar a mayor nivel al finalizar el año, lo que ya es el nivel más alto desde hace 20 años. Nivel inflacionario que no es positivo porque la recuperación económica no es consistente y dista de compensar la caída económica que sufrimos a causa de la pandemia.

Digo que debemos estar cautos con los aumentos porque el ajuste salarial puede prender focos amarillos, de alerta, a las inversiones productivas en empresas como las IMMEX, incluso pudiendo considerar no abrir puestos de trabajo porque el aumento del 22% tiene un aumento relacionado con el impuesto sobre nómina; en pocas palabras, cada vez se hace más elevada la carga impositiva por generar empleos formales que, además, se suma a la reforma laboral respecto a la rigidez en el modelo de subcontratación de personal.

Aunque la alerta no sólo es por el aumento vinculado al impuesto sobre nómina (ahora a razón a razón del 3% en Baja California), es también por consideraciones geográficas pues comparando nuestra ciudad (y otras fronterizas) con el resto del país, hay un diferencial de hasta ochenta pesos por día por persona contratada y se aplica un ISN del 2.5%.

Indudablemente se dará más carga impositiva en la que incurriremos las firmas de manufactura de exportación, pero asimismo la tendrán las pequeñas y medianas empresas que son nuestras proveedoras de insumos, partes y componentes, y también incidirán los gravámenes en nuestros proveedores de servicios; tarde o temprano se repercutirá en los precios que nos dan y podemos perder competitividad.

En otras palabras, no echemos más leña al fuego y menos cuando este no se ha controlado.

* El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

En esta nota