Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Percepción política

Mexicali y la contaminación

Unos días antes de Nochebuena, a través de redes sociales, comenzó a circular un meme bastante agresivo, contundente, una dura crítica. En la imagen, un hombre aparece dialogando con un simio. El hombre, intentando hacer entrar en razón al simio, le dice: “Entiende, somos la séptima ciudad más contaminada de todo el continente”. Y el simio le responde: “Yo voy a tronar cohetes”.

Efectivamente, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, nuestro municipio, Mexicali, es una de las ciudades más contaminadas del mundo entero.

La medición incluyó a 227 ciudades del continente americano. Municipios de México, Brasil, Chile, Perú, etcétera. Los resultados colocaron a Mexicali como la séptima ciudad más contaminada de América. Y, por supuesto, la capital de Baja California ocupa el primer lugar en la República Mexicana.

Hay quienes aseguran los causantes de la contaminación no son únicamente los juegos pirotécnicos. Y tienen absoluta razón. En nuestro municipio, se queman llantas, leña, basura. En Mexicali, hay grandes empresas, cuyos nombres todos conocemos, que contaminan muchísimo. Hay cientos de taquerías con preocupantes emisiones de humo. Y un largo etcétera.

El problema es que prácticamente no hay regulación. Año con año, las personas siguen tronando cohetes. Año con año, las cachanillas siguen quemando llantas, leña y basura. Año con año, las grandes empresas siguen operando como si estuviéramos en 1920. Año con año, las taquerías siguen sin adecuar sus procesos.

Todos somos responsables. Sin embargo, el principal responsable es el gobierno. Ya que es el encargado de regular, prevenir y sancionar.

La dirección de seguridad pública municipal, del XXII Ayuntamiento de Mexicali, aplicó un total de 32 multas ecológicas, durante la Noche Buena y la Navidad, principalmente por encendido de fogatas. Sin lugar a duda, un esfuerzo loable por parte de policía municipal, dada la falta de recursos y herramientas que tiene para ello, pero, a final de cuentas, un esfuerzo insuficiente.

La contaminación en Mexicali no es ningún tema menor. No se trata únicamente de ser ecologistas. No se trata de subirnos a la moda de proteger el medio ambiente. Los cachanillas estamos respirando porquería. Naturalmente, esto ha incrementado las enfermedades respiratorias. De seguir así, la contaminación se convertirá en un problema de salud pública cada vez más serio para nuestro municipio.

Mexicali es la séptima ciudad más contaminada del continente americano. A pesar de ello, la voluntad para buscar solucionar el problema es mínima. El gobierno local no coloca como una prioridad la política pública de combate a la contaminación ambiental. Y los ciudadanos preferimos seguir tronando cohetes, quemando llantas, leña y basura, antes de asumir la responsabilidad que nos toca.

El próximo primero de enero de 2019, Mexicali volverá a amanecer con una calidad del aire considerada peligrosa para la salud. Básicamente, haciendo alusión al coronel veterano de la Guerra de los Mil Días, los mexicalenses seguiremos respirando mierda.

* El autor es abogado y conductor de televisión.

En esta nota