Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Educación

¡Aguas!

Por el derecho a la libertad de expresión.

La alcaldesa de Tecate está planeando de manera fría y consciente, contraponer a los tecatenses contra el Sindicato de Burócratas en huelga. El proceso lo inició con una serie de pláticas con los grupos organizados ante los cuales explicó la posición del ayuntamiento, de manera que ella y sus funcionarios salieran limpios, encajándole toda la responsabilidad a los agremiados. Después, inició una campaña de recolección de basura en las colonias del centro, en la cual participaron sus colaboradores más cercanos. Esta intentona de ganarse a la gente limpiando, sólo duro unas cuantas horas y después, ante el fracaso y el enorme trabajo que significa deshacerse del cochinero que se produce diariamente en los hogares, promovió la participación de ciudadanos con vehículos particulares adecuados para ese fin, ubicando centros de acopio de manera arbitraria e irresponsable, que ya están saturados. Ahora estas personas andan tirando los despojos donde les da la gana. Nereida Fuentes es la culpable directa del daño ecológico, estético, de insalubridad, así como del deterioro de las relaciones sociales que se produzca en la ciudad en el presente y futuro.

Otra estrategia es recurrir a la radio en donde le dan la voz, debido al enorme gasto en publicidad que tiene contratado, y allí puede explayarse a conciencia. Tiene, además, el beneficio de que las llamadas contrarias no entran al aire. Sin embargo, ahora está iniciando una etapa preocupante de agresión recolectando firmas de ciudadanos, para que se manifiesten en contra de la huelga y esto puede traer consecuencias graves y hasta fatales, si los ánimos de calientan. Algunas personas ya están afirmando que la basura es producto de la huelga, y que es responsabilidad del Sindicato el que se esté acumulando. También culpan a los trabajadores de la situación en que nos encontramos.

Sin embargo, es una responsabilidad compartida en la cual la alcaldesa debe ser quien se encargue de resolver la grave contaminación ambiental que se está produciendo. Los trabajadores están ejerciendo el derecho constitucional que les confiere la Ley Federal del Trabajo con su movimiento. Mientras que la obligada a prestar los servicios públicos municipales es ella. Porque, ¿cómo es posible qué teniendo los recursos financieros suficientes, solo los utilice para cubrir las catorcenas de ella, de los integrantes del cabildo y de los funcionarios designados de primero, segundo y tercer nivel; así como los gastos que se producen cuando se realizan reuniones dentro y fuera de la ciudad. De la misma manera puede invertir en el pago para limpiar la ciudad, contratando unidades que la recojan y la depositen, responsablemente, en donde corresponde.

El que la huelga se termine no depende de una o dos personas, ésta es producto de un acuerdo de asamblea con Quorum legal, por lo tanto, debe ser finiquitada en esos mismos términos. Lo que, si puede hacer la alcaldesa, indiscutíblemente, es romper la huelga de manera violenta. Pasando sobre los derechos sindicales y constitucionales de los trabajadores. Si sigue empecinada en no llegar a un arreglo razonable que motive a los trabajadores a dar término a su movimiento, podemos, por lo tanto, esperar que los violente y los agreda física e ilegalmente. Vale.

* El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

En esta nota