Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Contra corriente

¿Seremos 'tontitos'?

Me pasa con reiterativa frecuencia. En una serie de casos relacionados con el presidente Andrés Manuel López Obrador y o sus más cercanos colaboradores.

Con el mismo Obrador en relación con sus declaraciones; con su respuesta a múltiples problemas del País, es natural que con frecuencia no esté de acuerdo con él.

Su política un tanto con serias tendencias a la vieja de izquierda pertinaz, terca, en la que solo existe una verdad: la de ellos, los poseedores de la verdad; la única verdad, (¡hay, viejos tiempo de mi juventud y mi constante roce con marxistas y comunistas!)

Hace una semana, Olga Sánchez Cordero, al frente de la Secretaria de Gobernación del gobierno de AMLO. dijo lo siguiente: "Se terminaron los problemas de los migrantes. Ya no existen"

Obvia mentira. De hecho, declaratoria demagógica que quiere, ante todo, decir a todos los mexicanos; incluso a los mexicanitos tontos, (tal parece que así nos ve la gente de Obrador e incluso el propio Presidente)

Tres mil migrantes en Tijuana representan tres mil problemas, tanto para México como para su Gobierno. Doña Olga Sánchez Cordero parece repetir lo que Obrador quisiera que se dijera: que México no tiene problema alguna con los migrantes; que todo marcha a pedir de boca, que en este problemón no existe conflicto alguno para el Presidente Obrador, que expresado en la voz de su Secretaria de Gobernación; -que por cierto es la más firme aliada y convencida de los proyectos del Presidente; ella está dispuesta a declarar una y otra vez que representa, su voz, la voz de Andrés Manuel; incondicional aliada del gobierno obradorista.

Otro asunto muy distinto, aquí si, toda la nación le da la razón a Obrador, en su confrontación con el poder que ejerce la Suprema Corte: “No puede haber funcionarios con salarios hasta de medio millón de pesos mensuales con un México pobre, de enormes carencias".

Este pleito sin duda lo tiene ganado Andrés Manuel López Obrador.

En otro tiempo cercano, el Presidente anunció en su conferencia mañanera: (No textual): Hemos bajado o reducido hasta en un 40% la delincuencia en el País. ¿De qué nos quiere ver la cara el licenciado Obrador?. Porque se expresa de esta forma confiado al parecer más en su propia ideología que en la realidad. Ese mismo día de su declaración en torno al crimen en México asesinaron, solo en Guanajuato 18 personas.

Múltiples proyectos de AMLO son verdaderamente innovadores que desde luego resulta fundamental que todos los mexicanos lo apoyemos, pero por otra parte desconciertan sus respuestas, por ejemplo, muy cercanas a los gobiernos socialistas de Cuba y Venezuela. En el caso de que obligadamente deben ser evaluados los maestros; así creemos la mayoría de personas que razonan. El Presidente afirma que desaparecerá. Para el Presidente primero son los maestros, el sindicato ¿Y la niñez, en dónde queda? ¿en la mente de Obrador? Obvio decir que los niños están primero que quedar bien con lo maestros.

Con frecuencia el Presidente, pese a sus grandes aciertos, nos desconcierta: Tal parece que aun estuviera en campaña.

La enorme mayoría que votó por el conceden la suficiente para gobernar, sin extravíos, y eso es todo.

* El autor es artista plástico.

En esta nota