Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Palabra por palabra

Posadas

Ya empezó la tradicional época de las posadas y finalizará el 24 de diciembre. Pero, las posadas de hoy poco se parecen a las de antes. Y no es que viva añorando el pasado; pero lo cierto es que nuestras tradiciones se están perdiendo poco a poco.

En forma clásica, pidiendo posada rememorando el peregrinar de José y María que buscaban aposento para el nacimiento del Niño Jesús. Velitas en manos iluminando la noche y cantando la letanía que empieza así: “En el nombre del cielo / yo os pido posada / pues no puede andar / mi esposa amada” … y que termina con el alegre: “Entren santos peregrinos / reciban este rincón, / que, aunque es pobre la morada / os la doy de corazón”.

Claro que uno se puede entonar con un ponche de guayaba con tejocotes, canela y piloncillo. Y, si el cuerpo lo pide, con piquete a discreción para aclarar la voz y combatir el frío.

Luego cantando villancicos y tonadillas mexicanas, como. “Ándale Lola / no te dilates / con la canasta / de los cacahuates”. Haciendo fila de menores a mayores para darle duro a la piñata, candando: “No quiero oro / ni quiero plata / yo lo que quiero / es romper la piñata”.

Pero no piñatas estrambóticas con alma de cartón triple reforzado que ni un Sansón las rompe. No, la típica piñata con forma de estrella de siete picos que representa los pecados capitales. Con olla de barro repleta de cacahuates, cañas de azúcar, jícamas, mandarinas y tejocotes…

Porque los dulces deben de ir en el aguinaldo, que es una bolsita de celofán amarradas con un listón blanco. Repletos de bobones pequeños, galletas de jengibre con miel y dulces rellenos de almendras. Nada de juguetitos ni chucherías.

Una posada en forma, con atole y tamalitos de dulce y sal; ponche, con aguas frescas y buñuelos escurriendo miel. Nada de cuetes, ni explosivos y menos etílicos.

LA PALABRA DE HOY: PODADA.

Como una derivación de la palabra posar, posada también proviene del latín 'pausare' que significa detenerse. De ésta surgió el vocablo aposento y conceptos relacionados, tales como aposento, posada, posadero, reposar, reposo…

Ahora bien, la festividad de las posadas fue creadas por fray Diego de Soria, prior del Convento de San Agustín de Acolman, quien le pidió permiso al Papa Sixto V para celebrar en los atrios de las iglesias misas “de Aguinaldo” en el Virreinato Nueva España. Esto sucedió hace 431 años.

DE MI LIBRERO: CUENTO DE NAVIDAD.

Sin duda, el clásico de clásicos del género fue el creado 1843 por Charles Dickens.

Quién no conoce la historia del viejo avaro y egoísta que odiaba La Navidad… otros personajes, su socio Jacob Marley y su empleado Bob Cratchit con su hijo el pequeño Tim. Y “muy particulares” los tres fantasmas: pasado, presente y futuro.

¿Se acuerda del señor Scrooge? Dickens lo describe así: “El frío de su interior le helaba las viajas facciones, le amorataba la nariz afilada, le arrugaba las mejillas, le entorpecía la marcha, le enrojecía los ojos, le ponía azules los delgados labios; hablaba astutamente con áspera voz…”

*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

En esta nota