Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Reflexión Universitaria

Gonzalo Llamas Bañuelos

Los nuevos funcionarios federales. UABC, Junta de Gobierno

Sorpresa y desilusión causó en la sociedad y sobre todo entre los militantes de Morena, la lista de los posibles encargados de despacho de las dependencias federales filtrada en los medios; no obstante, hasta ahora el ingeniero Bonilla no ha dado a conocer oficialmente quiénes serán los representantes del nuevo régimen. Suponemos que serán personas con experiencia y calidad moral comprobada.

El único nombramiento ha sido el de Jaime Bonilla y para ello el Presidente López Obrador ha tomado en cuenta su trayectoria política y social así como su congruencia partidista e ideológica. Por tanto, en su calidad de Delegado y coordinador de los representantes de las dependencias federales, debe realizar un análisis exhaustivo sobre los nombres que se manejan, tiene que hacer un filtro y conocer de primera mano cuál ha sido su desempeño profesional y su compromiso social con el proyecto de la cuarta transformación que promueve el Presidente de la República. Baja California tiene gente joven, preparada, que son leales a los principios que dieron origen a MORENA y que por ende, desempeñarían con lealtad y honradez su trabajo. Referente a la lista aludida, ahí se mencionan individuos nefastos, algunos con muy mala reputación, otros cuyos lazos familiares los liga con corruptos, otros han sido acusados de malversar recursos públicos, y seguimos, chapulines con un narcicismo hasta los huesos, los más conflictivos y prepotentes carentes de inteligencia emocional, que creen que sin ellos el Estado no funciona, que son indispensables. La ventaja de esa lista para Bonilla es que puede identificar rápidamente los cartuchos quemados que no debe tomar en cuenta. Por supuesto, quizá entre ellos se pueda salvar a uno o dos de los mencionados.

Cambio de Rector, riesgo de judicialización

El sábado 15 de diciembre es la fecha límite para que la Junta de Gobierno de la UABC decida quién será el nuevo Rector, si así no lo hicieren, evidenciarían sus divisiones internas como cuerpo colegiado y se interpretaría como existencia de grandes intereses económicos y políticos o como que el modelo o procedimiento vigente de elección ya es obsoleto y debe ser actualizado. Otro factor en torno a esta designación es la inquietud entre la comunidad universitaria que pueda judicializarse la decisión tal y como ocurrió en su arranque, cuando dos académicos abogados recurrieron a la justicia para interponer un “amparo” para que se les permitiera participar como aspirantes a la rectoría, y ahora cuando un abogado exdirector de la facultad de Derecho de Tijuana ha expuesto a dos aspirantes cuya “honestidad” se puso en tela de duda por violar el “código de ética” al falsear información e incumplir el “principio de equidad” que deben observar todos los aspirantes a la rectoría y ha solicitado su “exclusión del proceso de elección”. La Junta de Gobierno está “contra la pared” ya que tendrá que dar una respuesta convincente, de lo contrario, estos dos abogados son “huesos muy duros de roer”. La grabación está disponible en el portal de la UABC, en la sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno celebrada el 3 de diciembre del año en curso.

En esta nota