Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Percepción política

La lista de Jaime Bonilla

Jaime Bonilla enfrentó un proceso electoral complicado. La disputa por la senaduría de la República se peleó con uñas y dientes. Los comicios estuvieron repletos de campaña negra en contra del candidato morenista.

Bonilla recibió todo tipo de improperios, insultos y descalificativos. Se dijo tenía nexos con el crimen organizado. Se dijo había amañado partidos de béisbol. Se dijo había desviado recursos públicos de Morena. Se dijo tenía amistades de dudosa procedencia. Y, en términos generales, sus adversarios intentaron transmitir que era el típico priista corrupto que pertenece a la élite del poder.

A pesar de los fuertes ataques hacia su persona, e independientemente de si le favoreció la popularidad del entonces candidato presidencial, lo cierto es que Bonilla obtuvo un triunfo holgado en las urnas, ganó la elección prácticamente caminando.

Actualmente, gracias a su cercanía con López Obrador, obtuvo licencia como senador de la República, y ya trabaja como coordinador del gobierno federal en nuestra entidad federativa. Es decir, Jaime Bonilla es oficialmente el “vicegobernador” de Baja California.

La semana pasada se filtró una lista – no oficial – de quienes presuntamente serían los colaboradores del “súper delegado”. Rápidamente, la lista se hizo viral a través de redes sociales. Los bajacalifornianos cuestionaron la presencia de priistas, ex priistas, panistas, ex panistas. Y, sobre todo, cuestionaron la presencia de políticos que se han visto inmiscuidos en diferentes escándalos.

Eligio Valencia López, actual regidor priista e hijo del líder estatal de la CTM. Edgardo Leyva Mortera, hermano del exgobernador priista Xicoténcatl Leyva. Salvador Morales Riubi, exsecretario particular del gobernador Kiko Vega. Francisco Pérez Tejada, expresidente municipal de Mexicali. Alejandro Arregui, actual diputado priista. Modesto Ortega, ex dirigente del PAN en Mexicali. Entre muchos otros.

¿Quién filtró esa lista? ¿De qué le sirve a Jaime Bonilla rodearse de (ex) priistas y (ex) panistas? ¿Por qué pondría en riesgo su capital político de esa forma?

La lista pudo haber sido filtrada por los mismos adversarios de Bonilla que hicieron campaña negra en su contra el pasado proceso electoral. Es decir, integrantes del partido blanquiazul que buscan debilitar la imagen del futuro aspirante a gobernador. Sin embargo, pudo haber sido el mismo Bonilla quien filtrara la lista; quizá, en un intento de desprenderse de algunos compromisos.

Jaime Bonilla puede beneficiarse al rodearse de (ex) priistas y (ex) panistas de diferentes formas. Una sería la garantía de tener absoluto control sobre ellos. Otra sería ir conectando los puntos que financiera, política y electoralmente le permitan alcanzar la gubernatura.

Pondría en riesgo su capital político suponiendo que la ganancia será mayor que la pérdida. Es decir, presumiendo que el rédito que le otorgan los mencionados personajes es tal, que bien vale perder unos cuantos puntos en la opinión pública.

El problema es que esos puntos no los perdería únicamente Jaime Bonilla, sino todo el partido político de Morena de cara a la elección de 2019 en Baja California.

¿Qué pensarán los morenistas fundadores de esta polémica lista?

* El autor es Abogado y conductor de televisión.

En esta nota