Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Palabra por palabra

Vivificante

La longevidad en plenitud intelectual, además de ser un fenómeno biológicamente extraordinario, implica gran fortaleza anímica. Por ello, resulta vivificante saber de alguien que aproximándose al siglo de vida -cual si fuera añoso y fuerte árbol- sigue dando jugosos frutos de narrativa. Cuando el cuerpo no responde como se quisiera; pero la mente y el espíritu se mantienen viento en popa. Esto, sin duda, es motivo de regocijo y ejemplaridad.

Jimmy Griffin cumplió 95 años la semana pasada con una celebración suigéneris en la centenaria Escuela Cuauhtémoc, hoy Casa de la Cultura Municipal, en donde se presentó su libro “Relatos de un gringo viejo”.

El teatro Salvador Caldera estuvo pletórico de público que escuchó algunas de las andanzas por medio mundo de un gringo 100% cachanilla de corazón, vivencias entretejidas con suaves pero resistentes fibras de algodón. Por ejemplo, aquí en Mexicali en La Jabonera, icono de la industria agrícola de Baja California.

Jimmy, que fue piloto e instructor de pilotos en la Segunda Guerra Mundial, aterrizó su vida dedicándola al cultivo el algodón, del amor por su familia y de la amistad como valores supremos.

El jueves 6 de diciembre, junto con Aidé Grijalva y Austreberto Silva, al presentar el libro de Jimmy Griffin no hicimos más que rendir un franco, sencillo y sentido homenaje a quien tanto lo merece.

En mi turno, de Jimmy dije que es un gringo a todo dar. Alegre, inteligente, leal; muy chambeador y muy simpático. Su libro lo testimonia plenamente.

LA PALABRA DE HOY: VIVIFICAR.

Del latín 'vivificare' que significa “hacer vivir” a través de los siguientes componentes léxicos: 'vivere' / vivir, existir y 'facere' / hacer.

El verbo latino 'vivere' es muy productivo en cuanto a términos, tales como: vivo, vivaz, vivencial, vivero, vivienda, convivir, revivir, y -por supuesto- vivificar / vivificante.

Vivificante es lo que comunica energía, vida. Vivificar es dar vida a una cosa inerte.

“De pronto, el barro fue vivificado / y Adán sintió fluirle dulcemente / un agua limpia, juvenil, caliente, / como el arroyo que miró a su lado” ... Principio del poema Adán de Rafel Morales.

DE MI LIBRERO: RELATOS DE UN GRINGO VIEJO.

Con prólogo de la historiadora y editora, Aidé Grijalva, en 435 páginas se respiran aires de campos algodoneros de Argentina, Australia, Brasil, Estados Unidos, Guatemala y por supuesto, México en donde Jimmy Griffin ha radicado la mayor parte de su vida en compañía de la sin par, Yolanda Rioseco.

Afortunado como pocos, Jimmy se libró de accidentes aéreos en tiempo de la Segunda Guerra Mundial, de ser acusado de espionaje en tiempos del dictador Juan Domingo Perón, de estar en medio de la guerrilla guatemalteca y de salir disparado de un pickup cuando un amigo dio una vuelta forzada estampándose contra un árbol en plena Avenida Zaragoza…

Mil y un peripecias y anécdotas; lecciones de agricultura, sociología, zoología, botánica y geografía. Con una sabrosa narrativa acompañada de datos, fotos, mapas y personajes de película.

Lo dicho, me siento muy halagado de haber sido “relator de los relatos” de un gringo viejo de trayectoria vivificante.

*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

En esta nota