Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

La Verdad Sea Dicha

BC, un estado en desánimo

Aún cuando se pensaba que no podía estar peor el panorama de crisis, en el transcurso de las últimas semanas se han sumado diversos organismos que han dejado de pagar sus nóminas por falta de recursos, en Baja California.

A este conflicto, dado en días ciertamente con mucho matiz social, por ser de fin de año, de nostalgia y hasta de fiestas y regalos, se han unido a los maestros jubilados y pensionados empleados del Tribunal de Justicia, Instituto Estatal Electoral, así como Derechos Humanos.

A través de videos los representantes de los poderes Ejecutivo y Judicial han señalado a las autoridades federales, así como al proceso de transición de gobierno, como los principales responsables de la falta de flujo económico y por ende de pagos.

Sin embargo, para abogados especialistas la pregunta es por qué no hay demandas contra autoridades federales por la falta de entrega de dinero.

Y es que hay algo que no cuadra, ya que mientras las autoridades locales aseguran que es la Federación la que ha incumplido en la entrega de recursos, ciertamente no hay una demanda promovida ante las instancias judiciales competentes que obliguen al deudor a pagar lo que debe, en el ánimo del cumplimiento de leyes de participación a los estados, a las que están obligados.

El recuento de los daños de estas semanas alcanzan en su peor expresión a miles de jubilados, pensionados, maestros activos, a miles de alumnos desde primaria hasta preparatoria que han dejado de recibir clases, luego de que sus maestros, directivos y administrativos de los planteles educativos no han recibido ya dos catorcenas y seguramente también se les regateará su aguinaldo. Pésima cosa.

Lo cierto es que en estos momentos críticos nos llama mucho la atención que no haya un liderazgo estatal capaz de reunir a toda las fuerzas, desde representantes de los poderes, empresarios y organizaciones sociales que se reúnan en un punto, capaz de revertir los daños que se dice está ocasionando la falta de llegada del recurso del gobierno central.

No vemos una crítica unánime a este ahorcamiento a Baja California que propicia la falta de llegada del dinero central.

Y en contrapartida tampoco vemos a los representantes de los poderes exigiendo una explicación pública o llamando al gobernador, Kiko Vega y su gabinete económico a que expliquen, pero sobre todo, solucionen esta muy lamentable situación de dejar sin dinero a miles de empleados activos y jubilados, de diferentes sectores.

A este sombrío escenario se une el recurso interpuesto por el organismo estatal electoral, el cual no ha recibido las prerrogativas para solventar el subsidio a los partidos políticos, el pago a empleados, además de la falta de integración de los consejos distritales y demás acciones fundamentales, para el desarrollo del proceso electoral en el que estamos inmersos desde septiembre de este año, con miras a las elecciones de gobernador, alcaldes y diputados en el 2019.

Por todos estos factores, vemos un desasosiego en BC, que siempre ha sido un estado de ánimo.

La verdad sea dicha.

*La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

En esta nota