Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Conciencia Ciudadana

Defender a México

Un buen político que genera confianza estimación y hasta admiración, es aquel que tiene autoridad moral, virtud fundamental para quien se dedica a trabajar por el bien común. Quien logra conquistarla revela de qué está hecho, cuáles son sus valores, su integridad moral, viviendo en congruencia entre el decir y actuar.

A lo largo del tiempo hemos sido testigos cómo en otros países, cuando ha habido políticos que se les descubre su falta de autoridad moral, falta congruencia, mienten, engañan o cometen actos de corrupción, son obligados a renunciar a sus cargos. La autoridad moral se basa en la confianza, algo difícil de ganar, fácil de perder y muy difícil recuperar. ¿Sabrá López Obrador lo que es tener autoridad moral?

Porque en ocasiones, cuando se le preguntaba cómo iba a acabar con la corrupción, respondía que lo iba a lograr porque era honesto y tenía autoridad moral.

Le preguntaríamos: Tener autoridad moral es: ¿ Hacer consultas manipuladas ? ¿ Militarizar al país como pretende hacerlo? ¿Ordenar obras sin licitación? ¿Cancelar una obra bien estructurada, con fuerte inversión y trabajo ?Aliarse con empresarios que antes acusaba de corruptos? Despotricar antes contra la figura del Fiscal General propuesto por el PRI, y apoyar el que propone Morena? ¿Condenar la sumisión del Congreso al Presidente en turno y hoy ser él quien decide lo que debe o no aprobarse? Pero lo más grave de todo, enarbolar la bandera de CERO impunidad para su gobierno y antes de tomar posesión, decir en una entrevista a Ciro Gómez Leyva que no investigará a Peña ni a sus innumerables ladrones, no los va a tocar, borrón y cuenta nueva. ¿ Cómo se sienten quienes creyeron que la cacareada 4ª. Transformación, era combatir la impunidad, que nadie estaría por encima de la ley?

Éstos y otros hechos, nos hacen pensar que estamos iniciando un régimen totalitario, lo cual no parece entender la mayoría de los sectores de nuestra sociedad, dada la pasividad e indolencia con que actúan, especialmente nuestras élites. Hay ejemplos de cómo élites empresariales, mediáticas, intelectuales, dieron calurosas bienvenidas a regímenes como el de Mussolini, Fidel Castro o Hugo Chávez, seducidos por el discurso renovador de éstos líderes, sin darse cuenta que ovacionaban a sus sepultureros. Cuando vi después de cancelar López el proyecto de Texcoco, cómo salieron de un desayuno los empresarios de la construcción con él entre abrazos y risas, pensé en que la historia se repite y nadie aprende en cabeza ajena.

La 4ª. Transformación es un eufemismo de Revolución, cambios radicales que vienen: Destruir oligarquías, un nuevo modelo económico, y una nueva Constitución. Esta Revolución ya no se hace con armas, (lo mostró Hugo Chávez) se hace con consultas, referéndums, plebiscitos. AMLO ya anunció así gobernará. ¿Cómo debemos proceder? Nunca con violencia. Hay instrumentos legales de protesta y resistencia civil que ya hemos iniciado. Hubo una marcha rechazando la consulta, López respondió con 10 consultas más; habremos de hacer 10 marchas más, salir, participar, hacernos escuchar, incluso rezar.

Hagamos conciencia, lo que enfrentamos es muy serio, requiere de unidad y acciones valientes y decididas en defensa de nuestro país.

¡Mujer Mexicana forja tu Patria ¡

* La autora es consejera familiar.

En esta nota