Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Tecleado

Es 1 de diciembre de 2018, llegó el momento que tanto esperó Andrés Manuel López Obrador, su sueño por fin se cumple, ser presidente de México. Tres elecciones y, como dice el dicho, la tercera es la vencida. Hoy termina una carrera por la silla presidencial y empieza su vida como primer mandatario de la nación.

López Obrador ha hecho muchas promesas a los mexicanos y mexicanas, lo digo así porque muchas feministas me corrigen a diario, para muchos es la esperanza para una vida más justa en el país, estoy de acuerdo, yo mismo espero que nos vaya muy bien.

La primera promesa, la que ha jodido a México, es sin duda la corrupción. Una actividad en la que voluntaria o involuntariamente hemos participado muchos, porque yo alguna vez di mordida a un policía, no lo niego.

Todos esperábamos una venganza, ver en prisión a todos los políticos corruptos que se enriquecieron a costa del erario, que hicieron negocios sucios y que adquirieron casas blancas a cambio de contratos millonarios. Pero el Mesías AMLO no quiere venganza, quiere reconciliación, pero, ¿y los millones que se robaron?

Yo sí quiero ver en la cárcel a políticos corruptos, a esos que valiéndose de su cargo recibieron dinero o se robaron dinero; también a los que han aceptado dinero del crimen organizado que se vayan a prisión. A los que ensuciaron procesos electorales, a los que motivaron a robar gasolina de los poliductos, los "huachicoleros" o "guachicoleros", pues.

A los que no investigaron crímenes terribles como el caso de los normalistas de Ayotzinapa por mencionar uno de los casos más sonados. Miles de personas fueron asesinadas en el sexenio de Enrique Peña Nieto, Baja California dentro de los primeros lugares en homicidios dolosos. Tan sólo este año en Tijuana más de dos mil, tal vez la cifra llegue a los tres mil y no se hizo nada.

Si la inseguridad es otra de las cosas que prometió López Obrador que se iba a bajar, pero con su Guardia Nacional, integrada por policías militares y de la marina, junto con la policía federal, vamos a ver cómo funciona, porque la Policía Federal de Calderón y la Gendarmería de Peña, la verdad, jamás las vimos operar en Baja California.

Por lo pronto hoy inicia la Cuarta Transformación, se acabará la corrupción, la gasolina bajará su precio, en Baja California o parte de ellsa tendremos un IVA al 8 por ciento, el ISR bajará al 20 por ciento, el salario mínimo se eleva al doble, creo que esto, si lo logra, va a beneficiar a toda la frontera, aunque nuestros ilustres diputados federales de Morena tienen que cabildear bastante para lograr que San Felipe, Ensenada y en todo su territorio, logre que se reduzca el IVA también, al 8%.

La vara está alta, esperamos que vaya teniendo logros poco a poco, sobre todo porque hay mucha confianza en que va a mejorar la vida de todos los mexicanos y mexicanas, bueno es el sueño y el cumplimento de promesas quo otros no cumplieron. ¿Lo logrará Andrés Manuel López Obrador? Todos esperamos que sí. Para muchos el Mesías, para mí un político que puede cambiar la historia.

* El autor es periodista independiente.

En esta nota