Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

Estamos en el paraíso terrenal. El Creador hizo a la mujer de una costilla del hombre. Adán vio a Eva y exclamó con deleitosa admiración:

–¡Ah!

Ella escuchó la exclamación de Adán y dijo volviendo la vista a todas partes:

–¿Eh?

El hombre, entonces, hizo:

–Iiii.

Quería significar algo así como: "¡Híjole!".

Eva, confusa, se cubrió con las manos lo que debía cubrirse al tiempo que decía:

–¡Oh!

Y dijo Adán, decepcionado:

–¡Uh!

Como se ve, todo tiene explicación en este mundo. En el otro –o los otros– no lo sé.

¡Hasta mañana!...

En esta nota