Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

Este pájaro de plumaje gris y pecho amarilloso se llama pájaro madrugador.

Posado en la más alta rama del alto álamo nos dice su canción cuando aún no amanece el día. Después de oír su canto el gallo canta. Sospecho que lo despierta el canto de esta ave tempranera.

Los aposentos de la casa están todavía a oscuras. Apenas hay una leve insinuación de luz sobre el pico que llaman de Las Ánimas. El pájaro madrugador anuncia un nuevo día de Dios, y al hacer eso nos dice que la vida seguirá. El día que no cante pensaré que se ha acabado el mundo.

Amo a este pajarillo. No tiene las 400 voces del cenzontle, ni posee los trinos del gorrión. Pero es el pregonero de la mañana. Si no cantara él no cantaría el gallo. Y si no cantara el gallo no empezaría el nuevo día.

Ahora estoy oyendo el canto del pájaro madrugador. Su canción es el canto de la vida. Que siga cantando el pájaro madrugador para que la vida nos siga dando su canción.

¡Hasta mañana!...

En esta nota