Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

Este amigo mío no es amigo de los gatos. A él le gustan los perros.

No niega que el gato es más inteligente que el perro, como lo prueba el hecho de que los perros nos sirven a nosotros, en tanto que nosotros servimos a los gatos.

El perro mira al hombre y dice: "Me cuida. Me da techo. Me alimenta. Debe ser un dios". El gato mira al hombre y dice: "Me cuida. Me da techo. Me alimenta. Debo ser un dios".

Tampoco niega mi amigo que el gato tiene más personalidad que el perro. Parece una estatuilla egipcia; posee al mismo tiempo la presencia del leopardo y las languideces de Cleopatra.

Pero mi amigo esgrime un argumento para explicar por qué gusta del perro y no del gato. En los evangelios de Nuestro Señor Jesucristo -dice- se mencionan solamente 32 animales.

Entre ellos figura el perro.

El gato no.

¡Hasta mañana!...

En esta nota