Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Camelot

¿Carpas o propuestas?

"Somos lo que hacemos"

Ya sea por temas relacionados con mi oficina o a la agenda comunitaria frecuento el Centro Cívico de nuestra ciudad con mucha regularidad, por lo menos una vez a la semana; cada vez que lo hago me lastima la denigrante imagen de carpas, baños públicos, letreros sucios y casas de campaña, por supuesto casi todo el tiempo vacías, que algunos grupos que se autoasumieron como “nuestros representantes” instalaron frente del Congreso y de las oficinas tanto del Ayuntamiento como del Gobierno del Estado, sea pues, bienvenido a este Camelot, es momento de que empecemos a llamar a la cosas por su nombre, pásele a lo barrido, ésta es su casa.

Las manifestaciones públicas realizadas durante febrero del año pasado fueron producto del profundo hartazgo de nuestra gente y de su rechazo a funcionarios corruptos, ineficientes e insensibles de los tres órdenes de gobierno; sucedió pues que miles de ciudadanos salimos a las calles, nos manifestamos y luego regresamos a nuestras casas y oficinas, sin embargo, un grupo de profesionales de la manifestación se quedaron en ella y decidieron tomar las instalaciones que debieron haber sido resguardadas por todos nosotros, no para otra cosa sino para exigirles que trabajen, el doble de ser necesario, que por ello les pagamos, me refiero al Congreso, a los empleados de Gobierno y a todo aquel que recibe un sueldo producto de nuestro esfuerzo.

Los profesionales de la protesta requieren recursos para quedarse en ella, recursos que les han sido proporcionados por otros profesionales, los de la política, principalmente ligados a Morena, al PT y al PES; sí, grupos con agenda propia y con marcados intereses políticos que, producto de nuestra desidia y desdén, seguramente los veremos como candidatos a puestos de elección popular en las próximas elecciones. No olvidemos que hace un año pidieron eliminar el impuesto al alumbrado público y la disminución del predial, en vez de exigirle a nuestras autoridades la reducción de la nómina a los tres niveles de gobierno, para entonces sí poder generar más y mejores servicios en beneficio de nuestra gente.

La Ley del Agua abrogada, la mayoría de sus peticiones aceptadas, ¿cuál es la agenda concreta? además de gritar e insultar a los ciudadanos que les hemos cuestionado o que no coincidimos con su agenda; estoy absolutamente en contra del nivel de valemadrismo, de frivolidad y de la falta de transparencia con los que se ha conducido por muchos años la gran mayoría de nuestros gobernantes; bienvenidas las protestas y manifestaciones ciudadanas sin agenda política, que no sean financiadas por políticos profesionales interesados en que todo siga igual, en que nada cambie de fondo.

Es una pena que nuestro Centro Cívico haya sido tomado por carpas, por letreros sucios y mal puestos, por baños públicos, para dar cabida a la protesta de unos cuantos, es una pena que los mexicalenses lo hayamos permitido; sostengo que debemos tomar las dependencias de gobierno con propuestas concretas y exigirles resultados, no con grupos que medran con la necesidad y el candor de algunos cuantos, pasemos del bla bla bla a la construcción del Estado que nuestro presente nos demanda. No permitamos que grupos de interés político contaminen la agenda pública de nuestro Estado, trabajemos y exijamos a cada quien su parte, empezando por la de nosotros los ciudadanos.

El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

En esta nota