Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Reflexión Universitaria

Ni Prian, ni Primor

Son las voces que se escuchan en los lugares donde se toma café y se habla de política, entre simpatizantes y miembros de Morena, así como de analistas políticos. Se analiza, se debate y hasta se especula la conveniencia e inconveniencia de las posibles alianzas o coaliciones que pudieran concretarse en la elección para gobernador en el 2019. Muchos rechazan la idea de que Morena vaya en alianza con el PRI o con el PAN, pues aseguran que estos dos últimos partidos se unieron para aprobar las reformas estructurales que vinieron a impactar de manera importante el bolsillo de los ciudadanos.

Los reclamos hacia el PRI y el PAN son muchos, los gobernantes emanados de ambos partidos han dejado tras de sí una ola de crímenes y desapariciones que rondan en alrededor de 250 mil, según cifras conservadoras dadas a conocer por el Inegi, sin contar los crímenes que van en este 2018. Peña Nieto dejará una situación económica calificada como caótica, desastrosa, sobre todo para la clase trabajadora cuyas percepciones son muy bajas.

En materia de justicia social, como educación, salud, vivienda y en todos aquellos indicadores de bienestar social se observa un déficit que difícilmente se puede satisfacer de la noche a la mañana. Todo esto indudablemente, para el próximo presidente representará un proceso lento pero seguro, sobre todo, necesario para recuperar la confianza de los ciudadanos y hacer posible el slogan de AMLO de “Primero los pobres” y gobernar con el ejemplo en la honrosa medianía y poner en práctica sus tres mandamientos: “No mentir, no robar y no traicionar”. Asimismo, López Obrador se ha comprometido a erradicar la corrupción, mandando iniciativas al poder Legislativo para elaborar leyes que impidan que en el futuro se sigan dando estas prácticas sin consecuencias para los funcionarios involucrados.

Por ello, sería un error que Morena se coaligara e hiciera una alianza con partidos que no le suman votos, más bien, le restarían votos. No se ha dicho, pero es posible que continúen en coalición con Encuentro Social y Partido del Trabajo. Por otra parte, la alianza establecida de “facto” con el Prian, sería funesta, dado que en este momento son los más repudiados y los más cuestionados por haber atentado contra los intereses de la mayoría de los ciudadanos, de haber gobernado para las élites y de haber entregado los recursos de los mexicanos a empresas extranjeras o a la oligarquía financiera.

De acuerdo con resultados de encuestas serias, el partido más rechazado es el PRI, los ciudadanos han declarado que jamás volverían a votar por ellos, estas cifras rondan el 50%; le sigue el PAN con alrededor del 20% de rechazo social, quizás se deba al mal gobierno que encabeza "Kiko" Vega, mientras tanto Morena tiene alrededor del 8% de rechazo.

En el PRI la corriente que encabeza Fernando Castro Trenti y Nancy Sánchez y su grupo anda esparciendo rumores de que pronto estarán en las filas de Morena y que buscarían una diputación para el “Diablo”; otro “chapulín” que quiere brincar a Morena es el ex senador Amador Rodríguez Lozano, se cree que la razón por la cual este grupo se filtraría a Morena es por la iniciativa presentada en el Congreso del Estado por la diputada del PRI Patricia Ríos, que propone que la próxima gubernatura no sea de dos sino de cinco años. Es probable que el slogan de campaña de Morena sea “Ni Prian, ni Primor”.

El autor es economista egresado de la UABC.

En esta nota