Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Palabra por palabra

Migrante

La caravana de migrantes que ha recorrido nuestro territorio de punta a punta ha desatado en las desbordantes redes sociales fobias de clasismo y racismo. Y, peor aún, la conducta de aporofobia: miedo y rechazo hacia los pobres.

La mayoría de los que integran dicha caravana huyen de la violencia y de la pobreza que padecen en su país. Y, sin desestimar que entre ellos vengan una ínfima parte de delincuentes o drogadictos; la verdad es que la mayoría no es gente de mal.

Considero aberrante la afirmación de que en México no necesitamos más pobres porque ya tenemos muchos, postura que pone de manifiesto la más cruda insensibilidad de quienes seguramente no lo son. Aunque, para que la cuña apriete…

En efecto, en México cuatro de cada diez habitantes están en condición de pobreza, el 43.6% para ser preciso. Y, de ellos, 9.4% sobrevive en pobreza extrema: La escalofriante cantidad de 4 millones, 800 mil indigentes, conforme a la medición hecha por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL.

Resulta absurdo pensar que lo pobres de otros lugares son seres humanos despreciables. Amenazas para nuestra seguridad y estabilidad económica. La violencia, corrupción, impunidad, injusticia y pobreza que vivimos en México no se agravará por los migrantes; como tampoco se resolverá repeliéndolos.

Muchos de los que critican a Donald Trump por sus medidas xenofóbicas; pretenden que la misma política se apliquen en México. Otros, les piden a los migrantes delicadeza, educación y mesura que no tienen ni tendrán. Humildad claman los soberbios. Humanismo los deshumanizados. Ecuanimidad los atrabancados.

Nos agravia que traten mal nuestros compatriotas “del otro lado”. Sobre todo, a los que son trabajadores esforzados, muchos de ellos migrantes ilegales. Ellos deberían tener derecho un estatus legal que se han ganado a pulso. O ¿no?

Bueno, pues la misma oportunidad debe tener los migrantes de otros países que busca mejorar su condición de vida. Y, si entre ellos se ocultan delincuentes: Que los aprehendan, juzguen, sentencien y -si lo amerita- que los deporten. Pero no en forma indiscriminada.

Las fobias contra los migrantes lo único que hacen es exhibir la carencia de humanismo sin aportar otra cosa que hiel.

LA PALABRA DE HOY: MIGRANTE

Emigrante es el abandona su país, mismo que se convierte en inmigrante cuando entra en otro pretendiendo quedarse a vivir en él. La palabra que engloba ambas condiciones transitorias es migrante. El que sale, viaja, entra y quiere quedarse...

En forma Etimología, migrante quiere decir “el que cambia de residencia”, porque en latín el verbo 'migrare' significa moverse con el sufijo -nte que equivale a “agente” / el que ejecuta la acción.

EN YOUTUBE: A LOMOS DE LA BESTIA.

El desgarrador documental “A lomos de la bestia” realizado por Jon Sistiaga muestra la peligrosísima travesía de migrantes que cruzan todo México en el tren llamado La Bestia hasta la frontera con Estados Unidos…

Véalo en YouTube y se dará cuenta que es preferible una caravana organizada, atendida y encausada; que la vergüenza que proyecta un México de barbarie, fiereza y crueldad en contra de los migrantes

*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

En esta nota