Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Tecleado

Éxodo centroamericano

La caravana de migrantes centroamericanos debería llamarse éxodo centroamericano, donde cientos de personas emigran de sus lugares de origen en conjunto. La Real Academia Española de la Lengua define éxodo así: “Emigración de un pueblo o de una muchedumbre de personas”. Hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses han recorrido kilómetros y kilómetros a pie, a bordo de plataformas de camiones y tráilers de carga, autobuses, de aventón, hasta llegar a la frontera de México con Estados Unidos.

Para el gobierno de Donald Trump, la frontera más cercana era la texana, ahí mandaron el mayor número de militares para frenar el tránsito de cientos de migrantes, pero los organizadores de este éxodo decidieron viajar a Tijuana, frontera con San Diego, California.

En su camino se han enfrentado a muchas penurias, los menores son, tal vez, los más sufridos en este viaje, ya que han sido afectados por el calor en Chiapas, el frío en Puebla y la Ciudad de México, el caminar, comer mal, etcétera.

Los primeros en llegar fueron los de la comunidad LGBTT, quienes patrocinados por pares de Estados Unidos, rentaron una casa en la sección Coronado de Playas de Tijuana. Con sus extravagancias y formas de vestir y actuar, los vecinos han protestado por su presencia. También este grupo fue el primero en hacer fila para ser atendidos por las autoridades estadounidenses a quienes les pedirán asilo.

Han llegado más, pero no de la comunidad LGBTT, sino de la llamada Caravana de Migrantes. Quienes llegaron al comedor del padre Chava, fueron alimentados y llevados, algunos, a albergues. En su camino, advertidos de la falta de lugares dónde descansar, unos centroamericanos hicieron escala en Mexicali.

Este éxodo es un problema mundial, para el cual no estaban preparadas las autoridades de los tres niveles de gobierno, bueno el federal se irá en algunos días por lo que ya no hará el esfuerzo de otorgar recursos económicos a los estados donde cruzan los migrantes, mucho menos a Baja California en donde tal vez se queden por meses en espera a que autoridades de migración estadounidense les otorgue el asilo y mientras ¿de qué van a vivir?

En Tijuana hay personas poco tolerantes que ya se han manifestado en contra de éxodo de centroamericanos y su llegada a Tijuana. Incluso, el alcalde tijuanense, Juan Manuel Gastélum, en entrevista con Milenio se voló la barda diciendo que entre los migrantes habían “mariguanos” y personas violentas que ponen en riesgo la seguridad de los habitantes locales. Eso no es todo, quiere que se aplique el artículo 33 de la Constitución que habla de la expulsión de extranjeros. Creo que está mal asesorado, todavía dice que pondrá un retén en Tecate para que ya no pasen más migrantes rumbo a Tijuana. Gastelum Buenrostro brilla de ignorante.

¿Cuánto tiempo van a estar los migrantes en Baja California? El tiempo que las autoridades estadounidenses decidan si les dan asilo a estos miles de hombres, mujeres y niños que han recorrido miles de kilómetros para tener oportunidad de vivir el "sueño americano". Hay un riesgo latente, que deseen pasar la frontera como lo hicieron en la frontera Sur de México, derribando todo; en San Ysidro hay cientos de militares y ya lo dijo Trump: “si les tiran con piedras los militares responderán con balas”.

* El autor es periodista independiente.

En esta nota