Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Zona Sísmica

'Papa caliente'

Desde que a mediados de octubre se supo que había un éxodo de centroamericanos, principalmente hondureños, en dirección al Norte para tratar de llegar a Estados Unidos, en México, las autoridades de los tres niveles de Gobierno sabían que se avecinaba un dolor de cabeza.

El gobierno del ya casi ex presidente Enrique Peña Nieto intentó contenerlos en la frontera con Guatemala para congraciarse con su homólogo Donald Trump, pero ante la avalancha de gente fue imposible.

Los migrantes por miles empezaron a avanzar por las carreteras del Sureste al principio sin ayuda, con niños en brazos, ancianitos, embarazadas y hombres de todas las edades. La solidaridad no se hizo esperar y el avance adquirió mayor rapidez cuando los camioneros les daban "raite".

Miles llegaron a Ciudad de México donde la "ciudad santuario" les ofreció cobijo y alimentación, pero no para que se quedaran, sino para que agarraran fuerzas para seguir su camino, que finalmente definieron sería hacia Tijuana.

Al conocer esto, se erizaron pelos de los gobernadores en la ruta, Francisco Domínguez Servién, de Querétaro; Miguel Márquez Márquez, de Guanajuato; Aristóteles Sandoval, de Jalisco; Antonio Echavarría García, de Nayarit; Quirino Ordaz Coppel, de Sinaloa; Claudia Pavlovich, de Sonora; y más se le erizaron a Francisco Vega de Lamadrid.

Todos los gobernadores en ruta ofrecieron su apoyo a la caravana, pero principalmente con transporte, para echarlos de sus estados a la mayor brevedad posible.

De hecho, se comenta que Pavlovich les ofreció los autobuses pero con la intención de que los trasladaran a Tijuana, no hacia los puertos fronterizos de Sonora con Arizona.

Así que de esta manera, la "papa caliente" quedó en manos del panista Vega de Lamadrid, mientras que los otros mandatarios estatales, e incluso la Federación, se sacudieron el problema que en la práctica representan al menos 5 mil migrantes.

Plebiscito tarifa

Durante el miércoles ciudadano ocurrió de nueva cuenta la ya tradicional manifestación de Sergio Tamai García por el plebiscito en contra del aumento a la tarifa del camión.

Sin permitirle el paso a Palacio Municipal, se manifestó y denunció que el municipio no le otorga el documento que el Ayuntamiento expide para iniciar el trámite de plebiscito.

Lo interesante es que se politiza el tema, al tener la cachucha de dirigente municipal del PT y por cierto, dicen las lenguas polacas, que ya prepara su morral para irse a una silla de la Secretaría de Desarrollo Social Federal por acuerdo entre la alianza política de Morena y el PT, ¿Será?

Frivolidades

En la política del Gobierno del Estado hay una especial atención en aspectos que se podrían clasificar como frivolidades que incomodan hasta quien debe someterse a ellas.

Eso reflejaron los rostros de varios funcionarios que iban vestidos con un pequeño toque de “elegancia” en la jornada anticorrupción, un toque que no portaba el secretario general de Gobierno, Francisco Rueda Gómez, y para no desentonar con sus compañeros, el equipo de protocolos tomó acciones sorpresivas para los invitados especiales.

Los rostros desencajados ante la petición fueron los del Secretario de Transparencia Gubernamental y el presidente del Instituto de Transparencia, quienes tuvieron que quitarse sus bien combinadas y anudadas corbatas, para que todos estuvieran Ad hoc en el evento.

En esta nota