Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Exégesis

Segunda carta al Gobernador

Señor Gobernador Constitucional del Estado de Baja California, Licenciado Francisco Arturo Vega de Lamadrid.

Le agradezco su atenta respuesta que por escrito me hizo llegar a mi domicilio respecto a la Columna en la que me dirigí a usted; columna en la que le hago notar sobre la falta de confianza que se genera en la sociedad y desde luego, en los usuarios directos del Poder Judicial del Estado (abogados, imputados, demandados, actores o accionantes) inclusive a los mismos servidores públicos y funcionarios de dicho poder, debido a que en las ultimas semanas se han hecho públicos los desencuentros en el interior de la Institución encargada de ministrar justicia en el Estado.

Reitero lo importante que es su papel como el idóneo mediador entre los poderes e instituciones del Estado, facultad que deriva de la Fracción III del artículo 49 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California, cuyo contenido me permito trascribir: “Velar por la conservación del orden, tranquilidad y seguridad del Estado, así como el garantizar a toda persona residente en el mismo, el real disfrute de un medio ambiente adecuado para su desarrollo, bienestar y mejor calidad de vida”.

Si bien cada uno de los tres poderes tiene delimitadas sus facultades en la Constitución Estatal y Federal, no significa que gocen de autonomía plena, no hay poder absoluto, máxime que forman parte de un sistema jurídico que funciona en colaboración e interrelación política (recordemos los temas de presupuestos, ingresos y egresos), además y siguiendo la teoría del barón Monstesquieu, conocida como “Check and Balances” o de los pesos y contra pesos, que se refiere a que debe haber una colaboración, apoyo y coordinación entre los poderes de un Estado a fin de que haya armonía y paz social.

Gobernador, celebro su intención de respetar la autonomía de los poderes, pero estoy seguro que como garante de la paz y tranquilidad social que debe prevalecer en nuestro Estado, hará lo necesario a fin de que sean superados los escollos por los que atraviesa el Poder Judicial, tal y como antes lo ha hecho cuando se ha tratado de gestionar recursos económicos para su adecuado funcionamiento, porque de acuerdo a su discurso, usted siempre pugnará para que la impartición y administración de justicia resulten fortalecidas y operen en beneficio de los bajacalifornianos.

ATENTAMENTE.

Dr. Arnoldo A. Castilla García

* El autor es catedrático de la UABC.

En esta nota