Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Contra corriente

Un Gobierno súper eficiente

Son varios los temas que en esta columna quisiera abordar; pese a que es posible, el espacio no me alcance. El primero es el rompimiento, de echo ideológico, entre los editorialistas pensantes del País; los más importantes; los menos zalameros; los más responsables en obligación de expresarse a través de la noticia, la propia; la de ellos, y las consultas permanentes que éstos hacen día a día a los empresarios, a los editorialistas; a los académico en fin a los mexicanos más relevantes y destacados para opinar en torno al hoy conflicto en el debate nacional, como lo es el rechazo del presidente electo OMLO a seguir construyendo el aeropuerto de Texcoco y en su caso ( la promesa de Obrador) construir dos pistas auxiliares en Santa Lucía. Asunto de hecho, ya agotado.

El tema aquí contiene varias vertientes, por las que pudiéramos tratar el polémico tema. Me interesa destacar de qué forma les ha molestado a los incondicionales de Obrador; a los morenistas y a otros no tan morenistas pero ideologizados hasta la médula y por la tanto siempre dispuestos a dividir el País entre buenos y malos. Me acuerdo de mis amigos los comunistas en mi juventud, maestros todos ellos en afirmar sin decirlo o lo declaraban en sus discursos “ideologizados: “Nosotros somos los buenos y los ricos son un grupo de ratas malos que hay que acabar con ellos” Pese a que en esta idea pudiera haber alguna razón, por más que no quiera, me remito a las ideas de Andrés Manuel López Obrador; no puedo evitarlo. Es decir: existen cientos de miles de sus seguidores en el medio ambiente nacional; sobre todo en el debate actual en el Congreso. Su engreimiento y soberbia de incondicionales no se hace esperar y podríamos sentarnos a escucharlos cuatro o más horas en el Congreso dando muestra de su convencimiento. de su; como los aleluyas, creen en el Señor y no se diga más. MLO es su Dios.

Lo más lamentable de toda esta aberración ideológica reitero, sl la división entre buenos y malos. Lo mismo pasa eb Venezuela; lo mismo pasa en Cuba; lo mismo pasa entre los creyentes aleluyas y los libre pensadores.

No se dan cuenta del daño que hacen al gritar con demasiado convencimiento de que ahora sí, llega el cambio a México y este cambio será para quedarse.

Lo más importantes aquí es que el nuevo gobernante, Obrador logre un gobierno eficiente superior a los anteriores, dado su ánimo y deseos de imprimir una verdadera innovación de su administración, y, por todas las señales que ha venido dejando, la nación podrá encontrarse, en buena hora con el final de las corruptelas de las administraciones priistas, sobre todo, pese a que yo respeto en lo que vale el gobierno de Peña Nieto, por su cambio logrado entre la distintas corrientes para sus Reformas; buenas para mi gusto. Pero Obrador las quiere liminar. esto no me parece acertado de Andrés Manuel López Obrador. Este es el Obrador complejo, difícil de entender; el ideólogo semejante a Nicolás Maduro.

* El autor es artista plástico.

En esta nota